Tipos de problemas

¿Cuál es la tipología de problemas?

Los tipos de problemas son de convergentes (estructurados o lógicos), divergentes, razonamiento (inductivos y deductivos),  dificultades, por analogía y conflictos.

La definición del termino problema resulta sumamente compleja, entendiendo que esta refiere a una situación complicada que parece no tener respuesta, o bien que parece no tener solución, se corresponde con un aspecto de la realidad conforme al cual la persona presenta una dificultad ante la cual no encuentra solución.

Sin embargo, tal definición no basta para mucho, pues algunos expertos alegan que el problema no es que no tiene solución, sino que mientras exista como problema la persona no encontrará o no verá la información.

La existencia de los problemas es algo que se deduce a la propia rutina diaria en efecto las personas cuentan con una serie de realidades constantes donde siempre va a encontrar dificultades.

Es cuestión de naturaleza humana enfrentarse a una serie de problemas siempre, ya que la propia realidad humana está cargada de los mismos, pero el asunto no depende en aceptar la existencia de problemas sino por el contrario reside en reconocer cuales son los verdaderos problemas.

Y es que el único método para poder solventar un problema reside en reconocer la verdadera naturaleza del mismo, es decir, en reconocer cual es el problema, para poder así dar con la respectiva solución.

De modo tal, que si la persona no logra dar con el inconveniente o bien con el problema, este termina postergándose generando así una verdadera crisis, que puede acarrear muchos demás problemas como consecuencia.

Te puede interesar  Tipos de muros

¿Cuáles son los tipos de problemas?

Tipos de problemas

Convergentes, estructurales o lógicos.

Ante este conviene que la persona disponga de un pensamiento lógico, que le permita crear una serie de deducciones analíticas, este proceso consiste en dividir el problema en secciones, a fin de verlo por partes, o bien por fracciones, para así poder atacarlo poco a poco, hasta poder darle solución.

Es por ello, que al fragmentar el problema, es posible que existan varias alternativas de solución, lo cual resulta adecuado para la persona, quien encuentra en ello, mucha satisfacción.

Y para obtenerla, es necesario que la persona inmiscuya una serie de pensamientos y razonamientos que lo inviten a la reflexión o bien a la determinación de estudio y evaluación de la situación desde una perspectiva lógica, lo cual facilita en gran medida la consecución de la solución respectiva.

Es común que este tipo de problemas sea resuelto por medio de la aplicación de estrategias, un ejemplo de estos, podemos encontrarlos en los juegos de ajedrez.

Divergentes.

Las situaciones de este tipo son abordadas por distintos especialistas, de modo tal, que cada uno de ellos, expone sus respectivas posturas, planteándose así una serie de alternativas para la solución.

Te puede interesar  Clasificación de las mercancías

Su nombre se debe, a que al ser tantas posturas, estas no llegan a coincidir sino que por el contrario, resultan contradictorias lo cual puede acarrear un enfrentamiento entre los especialistas, y es que mientras más soluciones se planteen más diferencias existirán entre las personas.

No importa cuál sea la lógica que se emplee, o bien cual sea el abordamiento que este pueda tener, al ser tantas soluciones, estas van a divergir entre sí, lo que sin lugar a dudas acarrea otro tipo de problemática.

Para poder dar con una solución unánime, es menester que las personas lleguen a un acuerdo, un consenso.

Problemas de razonamiento.

Podemos hallar dos clases los inductivos y los deductivos:

  1. Inductivos: en este caso, las problemáticas se resuelven por medio de alternativas probables que aportan una solución, es decir, los planteamientos no están fundados en lógica, sino por el contrario, se fundan solo en un juego estadístico de posibles resultados favorables, frente a resultados negativos que pueden plantearse.
  2. Deductivos: son la antítesis de los problemas inductivos, ya que a estos se llega por medio de la lógica, donde las personas logra obtener la respuesta por medio de una serie de análisis y conjeturas fundadas en la razón y en el estudio de las circunstancias desde una perspectiva netamente lógica y objetiva.
Te puede interesar  Clasificación de voces

Por supuesto, los conocimientos adquiridos por el individuo juegan un papel importante, ya que la solución parte en gran medida de la lógica y análisis que la persona pueda desarrollar.

Problemas de dificultades.

Estamos frente a una situación donde el individuo ya ha identificado el problema, y ha logrado determinar la solución, pero no es posible que la pueda ejecutar, por presentarse un inconveniente.

Problemas por analogía.

Estos problemas se resuelvan por medio de una comparación que se realiza de las situaciones del pasado, con las situaciones del presente, y por medio de este análisis la persona llega a dar con la solución.

Esta salta a la vista, por establecerse una comparación entre las circunstancias pasadas, pero el asunto no reside en la comparación de las circunstancias, sino más bien en la imitación de las soluciones aplicadas.

Problemas de conflicto.

Estas son situaciones que se presentan cuando el individuo quiere oponerse a su propia realidad, es decir, estos son conflictos existenciales donde la persona se juzga y confronta así misma, llegando a producirse así un problema interno. Ello consiste en que la persona no se siente a gusto, con su actuación y lo que piensa de sí misma.

 

 

 

 

¿Te gusto este post?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.