Tipos de Fichas

¿Cuál es la tipología de Fichas?

Las fichas se clasifican en hemerográficas, electrónica, bibliográfica, catalógrafica, textual y de resumen.

El termino ficha hace referencia a un trozo de papel, de tamaño moderado, de forma rectangular, el cual sirve para anotar datos de relevancia que la persona tenga a bien almacenar.

Pero esta definición no es del todo genérica, ya que con el uso, se ha considerado por igual, que los papeles o documentos que se emplean para marcar la entrada o salida de un trabajo, también son fichas, y estas sirven para llevar el control de los empleados en el cumplimiento de sus horas de trabajo asignadas (conforme a las cuales fueron contratados).

Sin embargo, dada la costumbre y el uso, las fichas se consideran un medio muy empleado en las bibliotecas, para el archivo y control de los libros que se encuentran en las mismas, de hecho es un método que se enseña en las escuelas a rellenar fichas del tipo bibliográfico (las cuales te enseñaremos en líneas inferiores).

¿Cuáles son los tipos de fichas?

Tipos de Fichas

Hemerográficas.

Estamos frente a un mecanismo de almacenamiento de datos de revistas o bien de periódicos, esto se hace con la finalidad de poder guardar en un espacio aquel artículo de opinión o bien de información contenido en los archivos ya mencionados, por representar alguna utilidad para quien guarda los datos.

Estas cuentan con las mismas dimensiones de la ficha bibliográfica, y puede que en ocasiones lleven una pequeña referencia del artículo incluido en la revista o periódico, a fin de que terceras personas puedan conocer un poco de lo que refiere el mismo.

Te puede interesar  Tipos de Fósiles

En sentido general, deben de comprender los siguientes datos:

  • Título o bien enunciado del artículo o noticia, que el investigador desea almacenar.
  • El nombre del periódico o bien de la revista, de la cual se extrae el artículo.
  • Años de antigüedad o bien la fecha en que fue publicado el respectivo artículo, si es posible brindar una fecha exacta (es decir, aquella que haga referencia al día, mes y año, mejor para el archivo), si esto no es posible, basta con colocar el año.
  • Número de Publicación o bien número de edición, en caso de que el propio material lo refiera, sin embargo, muchos consideran que dicho dato es opcional.
  • Dirección de la impresión, está por lo general, se refiere de la siguiente manera, se coloca la ciudad y acto seguido el país, dependiendo de la Nación de la que se trate puede hacerse referencia al distrito, a la provincia o bien a la localidad de forma complementaria.

 

Electrónica.

Es similar en su realización a las fichas impresas, lo único que esta se almacena en un computador y debe su existencia a que los datos que tiene a bien guardar son de procedencia virtual, es decir, que devienen de una página web.

Efectivamente las fichas electrónicas o virtuales deben de hacerse en el mismo computador, debiendo la persona ayudarse de programas para su creación o bien descargando programas o aplicaciones que ya vienen con una plantilla para el llenado de fichas.

Estas deben su utilización, a que en la mayoría de los trabajos de investigación, son utilizados fuentes electrónicas, por lo que es necesario almacenar los datos que permitan identificar de forma posterior dichas fuentes; es por ello, que estas llevan los siguientes datos:

Te puede interesar  Tipos de Ojos
  • Identificación plena del autor, como son sus apellidos y nombres y en caso de que lo tenga, su seudónimo virtual.
  • Tirulo del libro o bien del artículo investigado y utilizado como referencia.
  • Editor, este es un aspecto de gran relevancia, ya que puede tratarse de la página en sí que gestiona la información, la recompila o bien de la persona que la traduce.
  • Dirección electrónica, un dato de gran relevancia, y que debe ser transcrito con total exactitud, ya que este será el hipervínculo que nos llevará a la página de referencia.
  • Fecha de consulta o bien de visita, algunos logran precisar (siempre y cuando la página lo permita), las fechas de publicación o bien de edición de los respectivos artículos.

Bibliográfica.

Aquellas que se emplean con mayor regularidad en la actualidad, ya que estas se corresponden con las investigaciones bibliográficas, experimentales y de campo, como también teóricas que se pueden llevar a cabo en las distintas áreas del saber.

La idea de estas fichas es contener datos de relevancia sobre un libro escrito utilizado para la investigación y que representa una vital importancia para la misma por los aportes brindados.

Suele incluir:

  • La identificación del autor o de los autores, la cual se señala de la siguiente forma, primero se indica el apellido del autor y de forma subsiguiente se señala el nombre del autor.

En caso de que sea más de un autor, se coloca una coma, y siguiendo el mismo método, es decir, apellido y nombre se coloca el segundo autor.

Te puede interesar  Clasificación de voces
  • El título del archivo o libro consultado de forma textual. Si se trata de traducciones, se coloca el nombre original, seguido de la traducción.
  • El lugar de publicación, seguido de la casa editorial.

Respecto a la casa editorial pueden existir diversas modalidades, ya que en algunos casos, puede tratarse de ediciones universitarias, hechas por el alma mater, lo cual debe considerarse como la editorial.

Y al final se coloca el número de edición que este representa.

Catalógrafica.

Obedece a la herramienta física de orden y archivo que se emplean en las bibliotecas, para llevar a cabo el control de los libros que esta comprenden, motivo por el cual, contemplan los siguientes datos:

  • Identifican del autor, en un principio, se colocaba solo el apellido y la inicial del nombre del autor, pero con la afluencia de libros, y autores con el mismo apellido e inicial, se optó por colocar todo el nombre completo.
  • Año de publicación del material, día y mes.
  • Número de páginas y se señala si se trata de una primera edición o de las siguientes.

 

Textual y de Resumen.

Optamos por colocarla en una sola tipología ya que en hoy en día, las mismas son empleadas para un único fin, cual es relatar en un pequeño extracto la información consultada.

Esta obedece a una ficha que emplea, el mismo mecanismo de identificación que las del resto, pero que además inmiscuye un breve extracto del texto leído o utilizado como soporte bibliográfico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.