¿Qué es la Introducción?

Definición, concepto y ejemplos de Introducción

Se entiende por introducción, toda reseña inicial que se encuentra en un texto, artículo, ensayo o bien trabajo, de modo tal, que esta refiere siempre a lo que se lee de primero en un determinado contenido.

La introducción se corresponde plenamente con una forma de introducir, valga la redundancia al lector al contenido, por medio de la expresión sencilla de las palabras, de la clara manifestación de las ideas que contiene lo que leerá.

Muchos consideran, y en especial, cuando se trata de textos publicitarios o bien de artículos para ventas, que la introducción persigue enamorar al lector, para que continúe en la web y siga disfrutando del contenido digital dispuesto, es así, como la misma, goza de una gran relevancia en lo que respecta al mundo online.

Esta se encuentra compuesta por una serie de manifestaciones y de expresiones concisas, que en la mayoría de los casos se reducen a un resumen de lo que se leerá o bien lo que se verá, ya que esta también puede reproducirse en un plano oral, verbigracia cuando de exposiciones o actos de oratoria se trata.

En todo caso, para que comprendas mejor de que trata una introducción y aprendas como hacer la misma, vamos a brindarte información de importancia que te será de gran utilidad.

Etimología de la palabra introducción

¿Qué es la Introducción?

Siempre resulta convincente acudir al origen de un término, para de esta forma poder siempre comprender mejor de que trata el mismo, y lograr así la máxima comprensión y en el caso de que corresponda aplique del concepto.

El término introducción deviene del vocablo latín introducis, y este hace referencia al concepto de guiar. Es así, como si recurrimos al origen etimológico de dicha palabra, podemos establecer que la introducción sirve más que todo para brindar luces de lo que el lector evidenciará o bien de lo que el presente escuchará, no es más ésta que una guía hacia el contenido que se apreciará.

Características de la introducción

Ya una vez que hemos precisado su concepto, y hemos advertido su origen etimológico, nos conviene señalar de qué trata esta en sí, por medio de las características que la definen, tales como:

  • Brevedad, bien sea que se trate de una introducción académica, es decir, que esta sea de un trabajo o bien que se trate del intro a una  exposición, la introducción debe de ser siempre breve, corta en tiempo, para que el lector u oyente no se aburra, ni se evada del asunto.

Lo que se busca es transmitir en pocas palabras que el contenido es de primera, de calidad y que aporta gran utilidad, que se trata en sí de un conocimiento que necesariamente el espectador debe de tener, como bien indicamos, en líneas anteriores en pocas expresiones se debe de enamorar al otro hacia el contenido.

Y en esto queremos hacer un énfasis, en cuanto a las introducciones académicas, por cuanto estas no pueden ser del todo breves, ya que deben de cumplir con una serie de pasos a expresar, pero que detallaremos en párrafos inferiores.

No obstante, queremos dejar muy en claro, que si se trata de introducciones digitales, es decir, de artículos o bien de textos en la web, esta debe siempre de ser breve, expresar ciertas palabras claves que ubiquen al lector con el contenido, pero que sobre todo lo identifiquen con su necesidad de seguir leyendo el material.

  • Estructurada y justificada, ciertamente no todo debe de ser la expresión clara de las ideas, si algo debe de tenerse en claro, es que la introducción es la imagen principal del texto, por lo que la misma debe siempre de presentarse de forma clara y concisa para que las personas puedan apreciar con exactitud lo que leerán o verán.

Es por ello, que esta debe en todo momento de ser el reflejo claro del contenido, de igual forma, debe de entenderse que esta debe de corresponderse con el orden lógico de las ideas y con la expresión clara de las frases, apreciándose así coherencia y buen gusto para que no haya problema respecto a su apreciación.

  • Claridad en términos, no importa que se trate de una introducción académica, es menester, que la misma siempre se encuentre en términos de fácil comprensión, ya que de lo contrario, el lector puede terminar por aburrirse y huir del propio texto, por inducir a que este presenta un alto grado de complejidad que jamás entenderá.

Siendo ello totalmente contradictorio, ya que lo que se busca es entablar una serie de proposiciones que permitan al lector entender lo mejor posible el contenido, el cual debe siempre de corresponderse con la razón ulterior del conocimiento, cual es, resultar de utilidad.

Obviamente ello no debe de entenderse como un pase para que el lenguaje sea informal, ya que ello podría traducirse en un relajo y por ende en un contenido que no goce de verosimilidad o bien de buena apreciación, pudiendo tacharse de vicioso o bien de subjetivo.

Partes de una introducción y ejemplos

A fin de que sepas bien como realizar una introducción, vamos a describirte brevemente sus partes y con términos concisos para que entiendas como es debido:

  1. Tema a exponer, ciertamente lo primero que debe de hacerse es ubicarse al lector someramente sobre el asunto a tratar, por ejemplo, si se va a realizar un trabajo sobre la deserción escolar en España, debe de señalarse primeramente de que trata la disertación escolar.

Recordar que todo debe de ser breve, con un concepto ligero basta para ubicar al lector en todo su contexto. Conviene advertir que por lo general, se explanan los objetivos y las hipótesis que se plantean en la investigación.

  1. Interés del tema, ciertamente todo debe de obedecer a un motivo, es así, como la introducción debe siempre de señalar el porqué de la misma, si continuamos con el ejemplo anterior, podría decirse que una trabajo sobre la deserción escolar, encuentra un cimiento ante todo académico, y posteriormente social.
  2. Metodología a emplear, es aquí donde debe  de hacerse referencia a los métodos bajo los cuales el autor procedió a recabar la información o bien los mecanismos que utilizo para realizar el estudio. Tal es el caso, de que debe de hacerse mención a los tipos de investigación y la metodología seleccionada.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.