50 Ejemplos de símil 

¿Qué es un símil? 

Se entiende por símil la comparación que pueda establecerse entre dos objetos, que presentan un parecido en razón de sus rasgos físicos o cualidades palpables o manifiestas. 

 Ejemplos de símil 

Como es de apreciar, el símil obedece a una figura literaria que se utiliza con frecuencia para brindar cierto rasgo elegante a la conversación, de aquí que en la mayoría de ocasiones su uso se repunte a la poesía. 

Características de un símil (+ejemplos) 

Tratándose de una figura literaria, el mismo puede presentar los siguientes rasgos que a saber son: 

  • Uso de conectivos, ciertamente para poder establecer una relación entre los dos elementos de la realidad, es menester que se emplean palabras que sirvan de conexión entre uno y otro, es por ello, que el uso de los conectivos se torna necesario, siendo los más empleados la y, así como, tal cual, entre otros. 
  • Figura relacional, tal vez esto resulte lo más evidente, pero queremos que bien entiendas de que trata un símil en sí y no vayas a confundirlo con demás figuras literarias, es por ello, que te señalamos que este se presenta como una forma de puente entre dos cosas, con el objetivo principal de compararlas en su aspecto más resaltante y evidente. 
  •  Versatilidad de usos, otro de sus aspectos más relevantes viene conformado por su uso, ya que el mismo puede ser empleado por personas de gran cultura, como también por personas de habla coloquial, esto hace que el símil sea una herramienta de comunicación bastante aceptada en la comunidad y que sea una técnica de recurrida conversación para poder brindar una mayor explicación al mensaje, 

Y es que por medio de su utilización, las personas pueden establecer una explicación de sus argumentos, fundándose en comparaciones, similares y referencias entre un objeto y otro. 

A fin de que puedas conocer mejor de que trata un símil, te traemos una serie de oraciones con símil 

  1. Eres duro como el acero  
  1. Tus ojos son como dos esmeraldas  
  1. Hoy he dormido como un bebé 
  1. Sus mejillas, rugosas como la corteza de una vieja encina (Pío Baroja) 
  1. El árbol es como una casa para los pájaros 
  1. Es manso como un corderillo 
  1. Tus dientes blancos como perlas  
  1. Sus ojos azules como el cielo  
  1. Luis es tan esquivo como un gato. 
  1. Sus ojos son como dos luceros. 
  1. Temblaba como gelatina. 
  1. Luisa es cobarde como un ratón. 
  1. Son tan parecidos como dos gotas de agua. 
  1. José es valiente como un león. 
  1. Duerme como un bebé. 
  1. Su textura es rugosa como una corteza de árbol. 
  1. Es fuerte como el acero. 
  1. Estaba oscuro como boca de lobo. 
  1. Es tan ligero como una pluma. 
  1. Estaba inmóvil como una estatua. 
  1. Canta como un canario. 
  1. Fue como cordero al matadero. 
  1. Tus ojos son como zafiros. 
  1. Su sonrisa brillaba como la luna en la oscuridad. 
  1. Se sentía un estruendo como de fieras al combate. 
  1. Es tan fiel como un perro. 
  1. Cuando discuten son como bestias. 
  1. Actúan como zamuros al acecho. 
  1. Resucitó de las cenizas cual ave Fénix. 
  1. Me abrazó cual si fuera la última vez. 
  1. Cual gacela asustada, el ladrón salió corriendo. 
  1. Cual Poncio Pilato, el gobernador evadió toda responsabilidad. 
  1. Está más enredado que un kilo de estopa. 
  1. Esa película es más larga que un día sin pan. 
  1. Pesamás que un matrimonio obligado. 
  1. Es más papista que el papa. 
  1. Come más que lima nueva. 
  1. Está más sordo que una tapia.    

Como es de apreciar en los ejemplos citados anteriormente la cúpula conectiva es la que marca la unión entre los dos términos permitiendo con ello, realizar una especie de traslado entre el termino referente al término referido, como si se tratase de una mutación de las características de uno a otro, lo que se pretende con ello, es que el locutor aprecie cierta característica de la persona u objeto parecido a la otra.  

También te traemos una serie de estrofas que presentan símil, esto con el fin de que puedas ver su uso en la poesía, los ejemplos que te presentamos a continuación son extractos de poemas famosos: 

  1. ¡Oh, soledad sonora! Mi corazón sereno 

se abre, como un tesoro, al soplo de tu brisa 

Autor: Juan Ramón Jiménez 

  1. Como el almendro florido 

has de ser con los rigores: si 

un rudo golpe recibe suelta 

una lluvia de flores. 

Autor: Salvador Rueda 

  1. El que nace pobretón 

tiene suerte de carnero:   

o se muere a lo primero, 

o, si no lo hace, es cabrón. 

Autor: Félix Mejía 

  1. como el ave sin aviso 

o como el pez, viene a dar 

al reclamo o al anzuelo 

Autor: Lope de Vega, Fuente Ovejuna 

  1. Unos cuerpos son como flores 

otros como puñales 

otros como cintas de agua 

pero todos, temprano o tarde 

serán quemaduras que en otro cuerpo se agranden 

convirtiendo por virtud del fuego a una piedra en un hombre 

Autor: Luis Cernuda, Los Placeres Prohibidos 

  1. Murmullo que en el alma 

se eleva y va creciendo 

como volcán que sordo 

anuncia que va a arder 

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer, Rimas 

  1. Yo te untaré mis obras con tocino 

porque no me las muerdas, Gongorilla, 

perro de los ingenios de Castilla, 

docto en pullas, cual mozo de camino. 

Autor: Francisco Quevedo 

  1. En fin, a vuestras manos he venido, 

do sé que he de morir tan apretado, 

que aun aliviar con quejas mi cuidado, 

como remedio, me es ya defendido… 

Autor: Garcilaso de la Vega 

  1. Allí donde el murmullo de la vida 

temblando a morir va, 

como la ola que a la playa viene 

silenciosa a expirar; 

allí donde el sepulcro que se cierra 

abre una eternidad, 

todo cuanto los dos hemos callado, 

allí lo hemos de hablar. 

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer 

  1. Hoy te envío estas flores que mi mano 

acaba de cortar recién abiertas, 

que de no recogerlas hoy temprano 

las habría encontrado el alba yertas. 

Ellas recuerdan el destino humano, 

porque tus gracias y bellezas ciertas 

se agostarán en día no lejano 

y estarán, pronto, como flores, muertas. 

Autor: Pierre de Ronsard 

  1. Como en concha sutil perla perdida, 

lágrima de las olas gemebundas, 

entre el cielo y la mar sobrecogida 

el alma cuaja luces moribundas 

y recoge en el lecho de su vida 

el poso de sus penas más profundas. 

Autor: Miguel de Unamuno 

  1. Yo quiero que me enseñen un llanto como un río 

que tenga dulces nieblas y profundas orillas, 

para llevar el cuerpo de Ignacio y que se pierda 

sin escuchar el doble resuello de los toros. 

Autor: Federico García Lorca 

Como es de apreciar en los ejemplos citados en dichas estrofas, los símiles son figuras bastantes recurrentes para poder realizar la poesía, de modo tal, que lo que se pretende es hacer uso de la retórica, buscando con ello, que se establezcan palabras hermosas, elegantes y decorativas. 

Es por ello, que muchos suelen considerar que el eufemismo es una forma sutil de hacer uso del símil, y poder así establecer comparaciones entre dos elementos de la realidad, y que las personas entiendan mejor de que se habla.  

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.