5 Ejemplos de paradigmas educativos

¿Qué es un paradigma educativo?

Esto hace referencia a la metodología a la cual se apega un maestro para transmitir los conocimientos a sus alumnos, en pocas palabras, este hace referencia a la forma en que un profesor da su clase.

Ejemplos de paradigmas educativos

Efectivamente más allá de presentarse como un concepto de simple comprensión, su complejidad se aprecia en la práctica, ya que la puesta en escena de las herramientas educativas guarda un gran impacto en la aprehensión de los saberes y en el proceso de aprendizaje del estudiantado.

Tipos de paradigmas con ejemplos

Tratándose de un área que involucra los mayores intereses del ser humano, es de concebir que la misma haya evolucionado, presentando así distintas formas de impartir el saber, dando surgimiento a las siguientes categorías:

  1. Paradigma conductista, fundando en los experimentos guiados, este determina que el profesor es el guía absoluto del salón, de modo tal, que es el encargado de establecer los parámetros, normativas y las herramientas a las cuales deben apegarse los estudiantes sin participación alguna.

Es así, como los resultados ya se encuentran pre-estipulados y la evaluación se torna un poco arbitraria, considerando que no hay lugar para la retroalimentación ni colaboración, sino solamente para el escucha pasiva y el amolde a un patrón fijado.

Un ejemplo de ello, se puede apreciar  en los profesores que dictan conceptos en sus clases y que deben de ser repetidos de forma taxativa en los exámenes so pena de no pasar la materia o de obtener una baja calificación.

  1. Paradigma constructivista, considerado por muchos como una versión mejorada del conductista, si bien es cierto que el profesor sigue siendo el guía, se le permite al alumno incorporar sus conocimientos pasados y los que maneja en su cotidianidad, para así poder integrar conceptos mejor fundados y mucho más entendibles.

Verbigracia de estos modelos de aprendizaje puede apreciarse en las cátedras de sociales, tal es el caso de las materias de ética o de filosofía que exigen o mejor dicho involucran al alumno dentro de las distintas teorías del comportamiento humano, y a través de situaciones fácticas lo inducen a pensar y a catalogar los actos como adecuados o inadecuados.

  1. Histórico social, muchos lo tachan de clasista y de denigrante, no obstante quienes salen en su defensa, consideran que el mismo solo cuestiona la influencia que el entorno puede dejar en el alumno, y como sus experiencias sin duda alguna determinan la forma de pensar del mismo y lo obligan a establecer posturas, a defender criterios e incluso a cuestionar acciones por su propio origen.

Esto puede palparse claramente en los espacios universitarios, donde los jóvenes son llevados a establecer sus posturas frente a situaciones sociales que se encuentran sobre la palestra, entiendo que muchos alumnos proceden de estratos sociales distintos, llevándolos a presentar criterios probablemente muy desiguales.

  1. Cognitivo, un paradigma que ha dado mucho de qué hablar y que coloca a los profesores como personajes que no solo deben de transmitir el conocimiento, sino que además deben de servir de vínculo para dotarlos de las herramientas necesarias para que puedan adquirir sus propios conceptos, de forma correcta y actuar así como sujetos activos del saber.

Un ejemplo de ello, se puede apreciar en los proyectos de grado que se ejecutan durante la escolaridad, estos se realizan bajo la guía y supervisión de los profesores, pero le corresponde a los alumnos seleccionar un fenómeno de la realidad, y dedicarse  a su estudio y exploración para descubrir datos y colocarlos al servicio de la sociedad.

  1. Positivista, un paradigma apegado a las leyes de la naturaleza y que absorbe al método científico como único medio para obtener conocimiento, este es el que sostiene que todo cuanto se conoce es porque existe, de modo tal, que la realidad queda reducida a todo lo que es tangible.

Dicho de otra forma, la experiencia y las sensaciones no son conocimientos y pueden fácilmente malversar trabajos investigativos.

Un ejemplo de ello, podemos apreciarlo en las tesis de grado que se desarrollan en el área de la medicina, las cuales se apegan a lo ya conocido y a los procesos experimentales que se realizan sobre teorías ya comprobadas. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.