2 Ejemplos de Moralejas

¿Qué son las moralejas?

El concepto de moraleja es uno de los más sencillos de asimilar, tomando en cuenta que este se reduce a una expresión que se coloca al final de los cuentos o de las anécdotas (sobre todo cuando estas se producen de forma oral), que busca enseñar por medio de un dicho en un refrán.

Ejemplos de Moralejas

Dicho de otra forma, las moralejas son lecciones que se transmiten al final de un cuento, con el propósito de que los lectores o en su defecto los oyentes, puedan aprender de las consecuencias de los buenos o malos actos y recapacitar a tiempo en su conducta para evitar perjuicios en contra de los demás o en su persona propia.

Características de las moralejas

La moraleja se caracteriza por presentar las siguientes características:

  • Toda moraleja lleva dentro de sí la pedagogía, es decir, que de una forma u otra esta siempre pretende la consecución de una lección que pueda resultar por demás útil para la vida de los oyentes.
  • La moraleja puede devenir de cuentos que traten sobre asuntos fantásticos o bien que resida sobre asuntos de temáticas que se planteen en la vida real.
  • Toda moraleja pretende la transmisión de un serie de conocimientos, estas no se tratan en sí de lecciones al vacío o de simples dichos sin fundamento, sino que por el contrario, estas consisten en experiencias de vida de los personajes que buscan encontrar que las personas puedan actuar como es debido.

Ejemplos de Moralejas

A continuación vamos a mencionarte una nutrida lista de moralejas, con su debida explicación, para que comprendas de que tratan las mismas y puedas así tener una idea de su utilización y en la mayoría de los casos de su practicidad:

1. El Ratón y el León

El Ratón y el León, cuenta la historia que un ratón asustadizo tropezó un día con el rey de la selva, quien lo increpo para que le dijese el porqué de su torpeza. A lo que el pequeño ratón le contesto que él no era más que un animal muy asustadizo y que necesitaba de su protección. El soberbio Rey le indico que no era más que un inútil, y que menos mal ya estaba satisfecho porque si no se lo comía.

Es así, como con el paso del tiempo, la vida le haría tragar las palabras al león, pues un día terminando de comer salió a recorrer el bosque cuando de pronto cayo dentro de una trampa, que lo envolvió todo y además lo colgó de las ramas de un árbol.

El león sabía bien que si rugía los cazadores se darían cuenta de que lo había atrapado, por lo que se dedico a esperar, el ratoncito que pasaba por allí se dio cuenta, y comenzó con gran fuerza a morderla cuerda que envolvía la trampa sin cansancio hasta que la trampa cayo y el león quedo liberado, este le digo que subiera sobre su lomo y juntos escaparon.

Moraleja: no desprecies nunca a los demás, pues todos contamos con un talento o una habilidad que en cualquier momento puede resultarnos útil y ayudarnos a progresar.

2. La Gallinita Roja

La gallinita roja: Todos los animales de la granja estaban con mucha hambre, pero ninguno quería dejar su comodidad para salir a buscar comida. Solo la gallinita roja, quien salió temprano y encontró unos granos de trigo, al regresar le pregunto a la vaca, al perro, al chancho y al pato que si querían ayudarla y todos le contestaron que no. Ella algo triste se dispuso sola a sembrar los granos.

Pasado el tiempo, los granos comenzaron a germinar pero junto a ellos la maleza, nuevamente la gallina consulto a sus amigos si querían ayudarla y todos se negaron, por lo que nuevamente la pobre gallinita trabajo sola.

Pasado los días, el trigo creció y debía cosecharse cada grano, por lo que la gallinita fue otra vez a pedir ayuda, recibiendo la misma respuesta. Con mucho tesón se dedicó a desgranar cada grano, uno a uno, hasta que por fin termino, se dirigió a la cocina de la casa, los molió, los preparo en una masa y se dispuso a hornear al pan.

A las horas, el olor de pan recién horneado invadió toda la granja, por lo que la vaca, el chancho, el perro y el pato, salieron comiendo para disfrutar de la deliciosa comida que hizo la gallina. Sin embargo, esta al verlos les dijo que les iba dar, pues todo lo había hecho ella sola, todos se sintieron triste y se iban a retirar, pero al gallinita roja no tenía mal corazón y les dijo, si les dará pero si me prometen ayudarme siempre, ellos le dijeron que sí.

Moraleja: si quieres disfrutar de algo, debes trabajar duro por ello, el éxito llega solo cuando se trabaja sin descanso.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.