2 Ejemplos de Metodología

¿Qué es la metodología?

La metodología es un sistema, conformado por métodos, herramientas, recursos e incluso por procedimientos que determinan la forma adecuada de abordar los fenómenos que se encuentran en la realidad, para así poder descubrir sus aspectos y adquirir conocimientos que puedan ser útiles para la sociedad.

Ejemplos de Metodología

Dicho de este modo, la metodología puede considerarse una de las áreas o saberes más importantes para las personas, pero en especial, para la Academia, la cual la necesita para poder establecer los parámetros y estructuras de los trabajos de investigación que abordaran objetos de estudio que requieren ser conocidos para el avance del conocimiento humano.

¿Qué se entiende por metodología de la investigación?

Por otra parte conviene aclarar que se entiende por metodología de la investigación, y es que esta no es más que una disciplina, que estructura procesos y define parámetros acorde a los cuales deben desarrollarse las investigaciones. Pero ¿para qué? Los expertos han indicado que la metodología de la investigación se requiere para así poder seguir procesos ordenados que permitan formar teorías, postulados o conceptos válidos, verificables y sobretodo prácticos (que aporten utilidad).

¿Cuáles son las ramas de la metodología?

Mucho se ha discutido sobre las distintas variantes de la metodología de la investigación, sin embargo, la Academia ha sido bastante precisa en determinar que solo se advierten dos, como es la cualitativa y la cuantitativa, las cuales te describiremos a continuación:

  • Metodología cualitativa: es la característica de las áreas del saber que abarcan las ciencias humanas y las sociales. Establece métodos que permiten abordar fenómenos que no son reductibles a cifras o porcentajes, por lo que no se pueden tasar fácilmente para la comprensión del ser humano.

Procede al establecimiento de conceptos de forma general, partiendo de datos concretos y particulares, para así establecer teorías comprobables.

  • Metodología cuantitativa: esta es la que corresponde a las áreas del saber de las ciencias naturales o fácticas, dicho de otro modo, se encarga de abordar fenómenos que pueden ser tasados en números o aspectos tangible por el ser humano, por lo que pueden tratarse y convertirse en cifras para su mejor estudio.

Su proceso de abordaje científico, se caracteriza por ir de lo general a lo particular, estableciendo así conceptos y postulados aceptables por la sociedad científica.

El auge de la metodología del saber

Ciertamente al día de hoy es posible apercibirse que los educadores han establecido sus propios procesos de enseñanza, como también han fundado sistemas de abordar los conceptos y demás términos, basándose siempre en las teorías del aprendizaje.

Es por ello, que la metodología del aprendizaje, se conoce al día de hoy, como una serie de métodos, procedimientos y procesos donde la persona se ilustra sobre las técnicas que puede emplear para poder así proceder al estudio de los conceptos y del mismo modo para impartirlos satisfactoriamente a sus alumnos.

Situaciones donde puede apreciarse el uso de la metodología

Tratándose de un aspecto práctico, vamos a mencionarte a continuación, una serie de ejemplos sobre la metodología:

  1. Ante el auge de la guerra entre Rusia y Ucrania, el profesor decide establecerle un proyecto a sus alumnos donde deben investigar las causas que origino tal conflicto bélico, para ello deben revisar la historia y proceder así a estudiar y evaluar las problemáticas, diferencias e incluso los eventos que han influido en la aparición de los mismos.

Como se puede apreciar, el trabajo impuesto por el profesor ha de desarrollarse por la metodología cualitativa, por lo que los alumnos no pueden cuantificar los procesos, sino que por el contrario solo puede observar, investigar y después analizar, técnicas exclusivas de las metodologías no cuantificables.

  1. Dado el surgimiento de las patologías del Covid, el profesor ha enviado a los alumnos investigaciones que busquen entender el porqué de las curvas de aumento de los contagios, para ello, se les ha aportado poblaciones clínicas donde deberán estudiar los síntomas, como también las manifestaciones clínicas más importantes que permitan conocer sus progresos.

Evidentemente todo esto puede ser reducido a cifras, por lo que los estudiantes, proceden a evaluar la situación a través de las herramientas del método cuantitativo, pudiendo así estudiarse a fondo todo lo que tiene que ver con la población.

Para ello se recurre a estudiar las personas y después generar una muestra que sea admisible por todos los demás, en este caso, se realizan anotaciones y de forma posterior se establecen cuadros y gráficas que permitan contemplar mejor las incidencias que ocurren y se manifiesta entre los pacientes. Estos recursos permiten contemplar con mayor claridad cuáles son los síntomas más fuertes y los factores que pueden aportar una mayor incidencia en la ocurrencia de la enfermedad y de sus consecuencias dentro del organismo humano.

Como se puede apreciar este método, parte de lo general hasta lo particular, haciendo uso de cifras, herramientas visuales hasta obtener datos cuantificables, tasables y tangibles.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.