10 Ejemplos De Habilidades Socioemocionales

En esta lección conoceremos los 10 ejemplos de habilidades socioemocionales y su concepto.

¿Qué son las habilidades socioemocionales?

Se ha considerado que las habilidades socioemocionales son fundamentales para conectarse con otras personas. Nos ayudan a manejar y controlar nuestras emociones, crear nuevas relaciones que sea saludable y nos haga sentir empatía.

Ejemplos De Habilidades Socioemocionales

Ciertos ejemplos de habilidades socioemocionales que utilizamos son:

Reconocer si una persona está triste y preguntar si se encuentra bien.

Comprender sus sentimientos y pensamientos y poder interrelacionarse con los demás.

Ejemplos de habilidades socioemocionales

Autoconocimiento

autoconocimiento Ejemplos De Habilidades Socioemocionales

Este concepto hace referencia  a conocer qué es lo que estamos sintiendo, realizar valoraciones realistas en relación a nuestras destrezas y reconociendo nuestras limitaciones, fortalezas y tener vínculo con nuestros sentimientos. De este modo, seremos prudentes a la hora de relacionarnos con los objetivos en el hogar o campo laboral.

Conciencia social

Es el intelecto que desarrollan ciertas personas para saber que están sintiendo y ser capaz de ajustarse a sus diferentes perspectivas, logrando interactuar positivamente con diferentes grupos. Es importante saber que no estamos solos y que igualmente tenemos derechos y deberes. Esta competencia abarca el saber cómo identificar y percibir los sentimientos y pensamientos de los demás y percibir que gracias a la variedad es posible la complementariedad en la humanidad. Estos ejemplos de habilidades socioemocionales se usa diariamente y sin darnos cuenta.

Empatía

empatia Ejemplos De Habilidades Socioemocionales

Estos ejemplos de habilidades socioemocionales, se basa en ponerse en el lugar de otras personas y apreciar las emociones que otros están sintiendo.

Comunicación asertiva

Es el tipo de comunicación que toma las personas para respetarse a sí misma, tomando en cuenta sus derechos, a la misma vez hacer que los demás te respeten.

Resiliencia

Es la habilidad de reponerse ante acontecimientos difíciles, traumáticos o estresantes. Por ejemplo, cuando un infante que recupera su energía mental y física tras pasar por la separación de sus padres.

Perseverancia

Es la habilidad de seguir actuando para alcanzar metas a corto, mediano o largo plazo. Es habitual ver perseverancia cuando no se logra los resultados deseados, pero aun así se sigue trabajando para intentar alcanzar la meta deseada.

Colaboración

Se trata de la habilidad de regularizarse con las demás personas para alcanzar un objetivo habitual. Por ejemplo, se puede trabajar con un grupo de personas para alcanzar una convivencia pacífica dentro de una comunidad.

Autogestión

Identificar cuáles son nuestras emociones y usarlas como agentes facilitadores de las tareas que pretendemos realizar y que no nos lleve a una interferencia,  son unos de los ejemplos de habilidades socioemocionales. Saber cómo ser conscientes de la necesidad de retardar las recompensas para alcanzar determinadas metas y ampliar la perseverancia para soportar la frustración y los problemas. En esta aptitud es importante el adiestramiento de la gestión de las emociones así como establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Toma de decisiones responsable

Para esta capacidad es fundamental enseñar al niño a evaluar de manera precisa los peligros riesgos. Saber cómo tomar decisiones tomando en cuenta todos los agentes relevantes, así como estimando los posibles resultados de las acciones alternativas, asumiendo el compromiso de cada acción y así mismo respetando al otro. En ciertos casos la toma decisiones no es tarea fácil, debido a que se puede dudar sobre la opción más apropiada que puede causarnos sentimientos de inquietud.

Habilidades en las relaciones personales

Poner en práctica las emociones para realizar y tener relaciones efectivas, sanas y reforzantes que tengan su asiento en la sociedad es de gran importancia. Resistencia a las presiones sociales inconvenientes. Negociar soluciones ante los aprietos y aprender a pedir ayuda cuando se necesita no es de mal gusto, más bien te puede solucionar ese problema que tanto te aflige.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.