20 Ejemplos de función fática

¿En qué consiste la función fática?

Es una de las seis funciones del lenguaje, que tiene por propósito transmitir información de forma veraz y clara, por medio de gestos o frases que solidifiquen el interés del emisor hacia el receptor.

Ejemplos de función fática

Es decir, que la función fática viene siendo un canal para que las personas puedan entenderse con mayor claridad en la cotidianidad, rutina diaria y en sus procesos laborales.

De este modo, la función fática viene a servir de soporte al propio lenguaje, para que así puedan las personas comunicarse con mayor énfasis y tener mayor claridad en las ideas que desean transmitir, pero sobre todo para que no exista malos-entendidos.

Ejemplos de función fática

Si quieres comprender más sobre este tema, entonces no dejes de ver los ejemplos que te presentamos a continuación para tu completa comprensión:

Saludos

Para nadie es un secreto que una de las formas más comunes de las personas generar comunicación es por medio de la batida de la mano, es decir, cuando ves una persona a lo lejos, o bien cuando presentas cierta proximidad a la misma pero por ciertas circunstancias no puedes saludarla, entonces recurres al popular gesto de alzar tu brazo y con la mano abierta saludarla. Veamos un ejemplo:

  1. Lo mismo sucede cuando estrechas la mano al otro, esta es una forma muy común de generar un saludo. En la actualidad existe una forma muy común de saludo, que se corresponde con el roce de los puños, esto se debe a que nos encontramos en época pandémica, donde el contacto social está limitado.

Sin embargo, dicha señal ya es entendida por la mayoría de personas, por lo que, cuando alguien ve que se le extiende el puño es para saludarlo, no se necesita realizar mayores aclaratorias ni explicaciones, cumpliéndose así con el desarrollo de la función fáctica.

Frases entre conversaciones

Es muy común que en ocasiones el hilo comunicativo se interrumpa, por lo que se hace necesario recurrir a ciertos elementos propios del lenguaje que permitan reanudar la conversación, interrumpirla o cerciorase si la misma está fluyendo como es debido.

Tal es el caso, de aquellas frases que se emplean para comprobar si la conversación esta siendo entendida como:

  1. ¿Me comprendes?
  2. ¿Me sigues el hilo?
  3. ¿Entiendes lo que te estoy diciendo?
  4. ¿Sabes a que me refiero?

O bien como aquellas frases que se utilizan para interrumpir las conversaciones o suspender los temas a tratar, como:

  1. ¿en qué punto estábamos?
  2. ¿Dónde nos encontrábamos conversando?
  3. Disculpa ¿podemos interrumpir un momento la conversación?
  4. Perdona, pero ¿de que estábamos hablando?
  5. Lo siento ¿Cuál es el punto de vista que expones?

También se recurre a estas cuando se hace necesario conceder la palabra a otra persona que se incorpora a la conversación, o bien que estando presente quiere formar parte de la misma y exponer su criterio:

  1. ¿Comprendes lo que te digo?
  2. ¿Quieres exponer tu punto de vista?
  3. ¿Qué opinas de lo que estamos conversando?
  4. ¿Estás de acuerdo con lo que te estamos diciendo?
  5. ¿Consideras prudente como lo estamos planteando?
  6. ¿Quieres seguir hablando del tema?

Del mismo modo, sucede cuando se establecen formas de despedirse entre las personas con el propósito de las mismas puedan realizarse, una serie de frases con el objetivo de darle fin a la conversación o de decirle adiós a una persona:

  1. Cuando una persona está conversando con otra, pero le dice adiós hasta mañana, esta es una formula especial que cumple el objetivo de que la persona le dé a entender a la otra, no solo que la conversación ha terminado sino que además se da por concluido todo proceso de conversación y de contacto físico.
  2. Tomas se encuentra conversando con Juana, y cuando termina la conversación es porque se encuentra fatigado y al final le indica, bueno Juana hasta mañana, esta expresión al final es sinónimo de que la misma ha terminado y que Tomas se va a retirar para conversar con otra persona.
  3. Maritza está conversando acaloradamente con Jonás, porque le debe dinero, pero como no quiere seguir peleando con él, al final de la conversación le indica: Bueno Jonás, hasta mañana seguimos conversando en otro momento.
  4. Clarisa esta tristemente conversando con Matías porque este ha decidido romper el compromiso que tenía con ella, por lo que Matías al no querer continuar con la conversación le indica: Bueno Clarisa, vamos a dejar este tema hasta aquí, porque no quiero pelear.

En este ejemplo puede que parezca la frase larga, pero es de entender que la misma hace referencia al hecho de que no quiere continuar la conversación, porque no quiere seguir dándole explicaciones para que no sigan peleando y dejando de lado toda clase de discusión inútil.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.