3 Ejemplos de Derechos Humanos

¿Qué son los derechos humanos?

De forma general siempre se ha dicho que los derechos humanos, son todos aquellos que le pertenecen a la persona desde el momento de su existencia, sin embargo, dado que algunas legislaciones presentan disyuntivas al hecho que marca la existencia humana, pues algunos alegan que comienzan desde la gestación y otros señalan que empieza con el parto y el neonato vivo.

Ejemplos de Derechos Humanos

Es por esta razón que la mayoría de entidades reconocen en general como derechos humanos todos aquellos que forman parte de la esencia humana, en este sentido, cada derecho humano reconoce la propia existencia pero ante todo la dignidad de la personas y su condición de ciudadano acreedor de una serie de facultades que deben ser respetadas por los demás y por las entidades gubernamentales.

En este sentido, los derechos humanos han quedado identificados como una forma de expresión de la libertad inherente a cada ser humano, como también se corresponden con las facultades y demás acciones que una persona puede desempeñar, siendo esto así, los derechos humanos bien a regular el comportamiento social y a establecer una equidad en cada una de las acciones y la forma en que estas deben ser reguladas y tratadas, estableciéndose así tratos igualitarios y condiciones justas para todos.

Características de los derechos humanos

A continuación vamos a describirte los rasgos más definitorios de los cuales gozan los derechos humanos, para que aprendas así a conocer la importancia que tienen los mismos para tu persona, como también para la sociedad:

Universalidad

Esto quiere decir que los derechos humanos al ser inherentes a la propia condición, son reconocidos por todas las legislaciones del mundo, por terceros y demás entidades.

Es así, como de esta forma se puede establecer que los derechos humanos, cuando no son respetados se trata de regímenes dictatoriales y que no atienden a la condición propia de su persona, e irrespetando en este caso, todo lo relativo a la humanidad y la justicia.

Inalienables

Una de las condiciones más hermosas de los derechos humanos y que volvemos repetir es que son inherentes al ser humano, es decir, que estos son totalmente irrenunciables, por lo que tampoco nadie puede arrebatárselo a los demás.

Es así, como los derechos humanos jamás se pierden, por este motivo, es que incluso aquellos que se encuentran privados de libertad a consecuencia de algún delito, no pueden recibir tratos injustos y deben ser tratados en condiciones que mantengan su dignidad humana, pues aún mantienen sus derechos humanos.

Indivisibles

Siendo los derechos humanos irrenunciables, es de concebir que los mismos no pueden ser divididos, como tampoco pueden establecerse prioridades entre ellos, siendo todos importantes, exigibles al mismo tiempo y respetables en todo momento.

Por esta razón es que en ningún procedimiento judicial, puede dársele valía a un derecho por encima de otro, sino que debe siempre dárseles la justa medida y la atención que les corresponde a todos.

Interdependencia

Los derechos humanos existen por si solos, es decir, no se requiere de ningún papel para que sean reconocidos por entes gubernamentales como tampoco por empresa.

Del mismo modo, es de concebir que estos siempre pueden permanecer aún y cuando la persona no esté en condiciones de dárselos a respetar, como es el caso de aquellos que son incapaces, en todo caso, la sociedad debe de respetarlos y tratarlos con dignidad.

Interrelación

Si bien es cierto que son independientes de los procesos judiciales, la falta de un derecho humano, puede conllevar a la falta de los demás derechos, por ejemplo, cuando a un preso se le prohíbe la atención médica, se le niega el derecho a salud, como también el derecho a la vida digna.

Igualdad

Y por ende no discriminación, los derechos humanos no colocan en las mismas condiciones igualitarias a todas las personas ante los mismos procesos y las mismas condiciones. Motivo por el cual, cada derecho humano debe ser respetado por los semejantes, pues se corre el riesgo de poder ser irrespetado por terceros o contrarios.

Es así, como el establecimiento de la conciencia colectiva en base a los derechos humanos, permite el correcto orden social y la represión de impulsos delictivos y que atente al bienestar colectivo.

Los derechos humanos más reconocidos

Aún y conforme lo señalamos en líneas anteriores, los derechos humanos son todos importantes, es de reconocer que algunos cuentan con mayor cobertura, y te los mencionaremos a continuación a modo de ejemplo:

  1. La vida: el derecho a la vida es el primario, y el que sin duda alguna le concede la existencia a todos los demás, se entiende por vida, el hecho de que toda persona tiene derecho a vivir, esto quiere decir que el bebé tiene derecho a terminar del embarazo sano y vivo, para poder sobrellevar su personalidad.

Lo mismo puede concebirse de la condición de aquellos privados de libertad, que también merecen tener la vida, aunque sea para cumplir con su condena.

  1. Integridad física y moral: este derecho prohíbe que cualquier persona pueda ser maltratada de forma física o moral, por lo que no puede someterse a condiciones denigrantes como tampoco puede ser conducido a situaciones que coloquen en riesgo su condición física y su moral.
  2. Libertad: es uno de los derechos más reclamados y defendidos junto al derecho de la vida, el cual implica que cada persona puede actuar conforme a sus propios criterios, sin limitación alguna, como también sin necesidad de ser sometida a algún obstáculo o condición que lo conduzca a actuar como no quiere.

Cabe señalar que dentro de la libertad es posible encontrar muchas más aristas de derecho, como el derecho a la religión acorde al cual, cualquier persona puede adoptar la creencia que le sea más conveniente a sus necesidades espirituales, sin que por ello pueda ser criticada o juzgada.

Lo mismo sucede con la libertad financiera, acorde a la cual cualquier persona puede realizar con su dinero lo que guste, del mismo modo, es de concebir que puede realizar la actividad mercantil que más le guste siempre y cuando no contravenga las leyes ni la moral.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *