3 Ejemplos de crónicas narrativas

¿Qué son las crónicas narrativas?

En efecto, en post anteriores de seguro que has podido apreciar de que trata una narración, pues en efecto, esta muchas veces llega  adquirir el estilo de un texto periodístico, donde la misma se torna más corta y puntual en el relato, dando así a lugar a la crónica.

Y es que la crónica de este tipo, hace alusión a la contemplación de los hechos, en su exclusiva eventualidad, es decir, los mismos son narrados haciendo mención expresa de sus tiempos y de las personas que intervienen en cada evento.

Ejemplos de crónicas narrativas

Las crónicas narrativas son absorbidas por los periodistas para brindar así un pequeño cuento o relato de los hechos como ocurrieron, pudiendo así dotar de un cariz más humano e interesante la noticia de la cual se trate.

Características de la crónica narrativa (+ ejemplos)

Conforme a lo indagado, se puede determinar que esta se caracteriza por:

  • Narra una historia, en efecto, la crónica de este tipo se centra en el relato de una historia, esta no busca nada más, de modo tal, que solo puede considerarse que la misma permite es la expresión de un evento en su tiempo y modo.
  • Atenta a las pautas literarias, si bien indicamos en líneas superiores que la misma es de corte periodístico, debe de comprenderse que esta se haga con arreglo a los parámetros literarios, que le imponen para su congruencia y su coherencia en toda su amplitud.
  • Uso de la retórica, el lenguaje ilustrado y adornado forma parte de esta crónica, donde el experto debe de recurrir a formas sutiles para poder atraer al máximo la atención de sus oyentes, lectores o espectadores.
  • Ojo minucioso sobre la historia, cuando la narración es exclusivamente periodística, la historia a relatar debe de ser puntual, pero sobretodo exacta, es decir, no deben de existir lagunas para que quede espacios para la creatividad de los lectores, ya que lo que se busca es manifestarla verdad de la ocurrencia de los hechos.
  • Manifestaciones subjetivas presentes, es posible que en algunas ocasiones se puedan expresar ciertos criterios, dependiendo del tema del cual se traten, es por ello, que algunos cronistas de este estilo, suelen discurrir su opinión en los párrafos, sobre todo cuando el relato circunda marcadas condiciones humanas o sociales.

 

  1. Ejemplo de una crónica narrativa:

La Esmeralda es una pequeña localidad minera localizada en el estado de Zacatecas, cerca de la frontera con el estado de Michoacán. Su Tradición minera data de la época Colonial.

El 27 de julio del año pasado, día en que parecía todo en calma, pues había  fue un día soleado e incluso uno de los más calurosos del año, se desencadenó la tormenta más fuerte del año, tan fuerte, que según los vecinos del lugar, no se había visto tormenta similar en veinte años. Esta  tormenta ocasionó que se desbordara el río “Las Esmeraldas,” provocando la inundación de gran parte de la localidad.

  1. Ejemplo de una crónica narrativa: Extracto de Una visita a la ciudad de Cortázar por Miguel Ángel Perrura

Después de leer tanto a Cortázar, Buenos Aires se hace conocida. O al menos una especie de Buenos Aires: afrancesada, de cafés, de librerías y pasajes, con toda la magia que este autor argentino le imprimió desde el exilio.

Y es que Cortázar optó por la nacionalidad francesa en 1981, como una protesta por la dictadura militar que asolaba a su país, del que había partido, enemistado con el peronismo, décadas antes. Podría decirse que, despojado de la presencia real de su ciudad, el autor de Rayuela procedió justamente a crearse su propia ciudad, a partir del recuerdo, la añoranza y las lecturas. A ello se debe que sus personajes nunca hablaran como la Buenos Aires contemporánea, a la que volvió en 1983 cuando volvió la democracia, sino como aquella remota Buenos Aires que había dejado atrás cuando joven.

  1. Ejemplo de una crónica narrativa, extracto de un relato de  Machado de Assis, escritor brasileño:

¡Buenos días! Quien nunca ha envidiado, no sabe lo que es sufrir. Soy una pena No puedo ver un mejor atuendo en alguien que no sienta el diente de la envidia mordiendo mis entrañas. Es una conmoción tan mala, tan triste, tan profunda que te dan ganas de matar. No hay remedio para esta enfermedad. Intento distraerme en ocasiones; Como no puedo hablar, cuento las gotas de lluvia si llueve, o los basbaques que caminan por la calle si hace sol; pero solo soy unas pocas docenas. La idea no me deja continuar. El mejor atuendo me pone helado, la cara del dueño me hace muecas.

Eso es lo que me pasó después de la última vez que estuve aquí. Hace unos días, recogiendo una hoja de la mañana, leí una lista de candidatos a diputados de Minas, con sus comentarios y predicciones. Llego a uno de los distritos, ¿no recuerdas cuál o el nombre de la persona y qué debo leer? Que el candidato fue presentado por los tres partidos, liberal, conservador y republicano.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.