4 Ejemplos de conocimiento filosófico

¿En qué consiste un conocimiento filosófico?

El conocimiento filosófico es aquel que consiste en la mera contemplación de la realidad, desde una posición reflexiva, es decir, que se persigue con el mismo que las personas puedan apreciar todo el fenómeno en su comportamiento pleno en la realidad.

Ejemplos de conocimiento filosófico

 

Mucho se ha dicho que el conocimiento filosófico es reflexivo, analítico, crítico, pero sobre todo complejo y realmente es así, pues este se torna mucho más amplio que cualquier otro tipo de conocimiento, tomando en consideración que este implica una admiración de todo cuanto sucede, como también una actitud amplia ante las realidades que deben observarse.

Ejemplos de conocimiento filosófico

El conocimiento filosófico es bastante complejo de definir, pues tratándose de un conocimiento que parte de la experiencia propia del sujeto y de su contemplación ante las distintas ocurrencias de la vida, por lo que una perspectiva puede parecerse a otra, como también puede disentir de la misma.

Sin embargo, considerando que el mismo es digno de distintas variaciones, pues dependerá este de cada sujeto, vamos a mencionarte a continuación los ejemplos más emblemáticos del mundo filosófico, con una breve descripción:

1. Tao Te Ching

Es uno de los libros filosóficos más eminentes e importantes del mundo filosófico, el mismo se reduce a la contemplación de una serie de realidades que rodean la propia cultura occidental y las distintas modalidades de comportamiento que pueden adoptarse frente a esta realidad en sí.

Es así, como podemos decir que un libro de referencia para todo ciudadano chino, y es el símbolo más tangible de la corriente del Taoísmo, la cual profesa que entre el hombre y la naturaleza existe una relación perfecta, donde los dos forman uno solo y juntos hacen que todo el conjunto del universo funcione como es debido.

2. La Republica

Para nadie es un secreto que Platón es uno de los filósofos más emblemáticos de todos los tiempos, tomando en consideración que al mismo se le debe todo lo relacionado con la contemplación de la realidad y el establecimiento de la verdad del hombre, desde su perspectiva interna.

Pero también es de considerar, que dicho libro de La República sienta los postulados filosóficos de todo aquello relacionado con un estado ideal, donde se establece la justicia y la libertad de pensamiento con parámetros centrales.

3. Metafísica

Un libro puro de filosofía de compleja comprensión pero de profundas palabras, algo que solamente se puede lograr de la mano de Aristóteles, donde concentra toda su realidad en el hombre y en su forma de contemplar el mundo, para muchos este viene a constituir como un libro meramente ontológico y una forma de proponer al hombre en su esencia y existencia como el dueño de todo el mundo, de todo cuanto lo rodea y de la realidad que lo persigue que es una sola.

De este modo, es posible concebir la realidad de una sola forma y sin mayores contemplaciones a teorías externas, queriendo señalarse con todo esto, que las personas forman su propia realidad y de este modo pueden comprenderla, analizarla y tasarla.

Es por medio de esta metafísica, que Aristóteles propone que las personas puedan realizar sus contemplaciones acorde a su propia experiencia, que no es más que los pensamientos, ideas y conceptos que se forman a raíz de sus propias vivencias.

Como también, este profesa la teleología, como ciencia fundamental para comprender todo hecho que sucede en el mundo exterior, y también para evaluar toda acción realizada por el hombre, ya que lo que se persigue con este es la contemplación plena de todo cuanto sucede, entendiendo que cada acción genera su consecuencia y persigue a su vez un resultado.

4. El contrato social

Una obra emblemática de Jacobo Rousseau que propone una serie de ideas, que contemplan el hecho de que el hombre pierde por completo su capacidad plena de decisión, al mismo tiempo que termina de sentar sus ideas sobre un plano compartido, tomando en cuenta, que solamente puede consolidarse como realizado, cuando encuentra su verdad hecha frente a los demás.

Es decir, que el contrato social, es el primer libro que coloca de manifiesto el hecho de que las personas no cuentan con libertades plenas, a menos que confiesen su existencia como paralela a la de los demás.

En este libro, el hombre ha de reconocer que pierde por completo su sentido de libertad, para adoptar el sentido de pertenencia, es decir, para adecuarse a la idea de que todo cuanto le rodea y pertenece es porque así lo ha querido el Estado.

Es por ello, que aún y cuando deja de lado su carácter autónomo, recupera todo aquello que tiene que ver con su existencia plena y única frente a sus bienes y los derechos que reposa en los mismos, queriendo indicarse con ello, que es dueño de lo suyo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *