Información de clasificaciones en ciencias, empresas, y mucho más

Clasificación de los Lípidos

¿Cómo se clasifican los lípidos?

Clasificación de los Lípidos. Los organismos se hayan compuestos por gran cantidad de elementos, como sabrás muchos de estos pueden ser fragmentados o bien disueltos acorde a sus composición interna.

En el caso de los lípidos, estamos en presencia de sustancias formadas por micro células que pueden ser desfragmentadas en solventes más no en agua, dada su composición y concentración de carbono y de hidrogeno.

Como es de suponer, los organismos vivos en su mayor extensión se encuentran formados por agua, pero existen otros compuestos que son meritorios para la conformación celular, medular y muscular del mismo, encontrándose entre estos los lípidos.

En el cuerpo humano, las biomoleculas lipidosas, representan múltiples funciones (incluso estas llegan a ser similares a la de los animales no racionales), como es el caso de la formación de membranas y la aportación de energía.

Su clasificación, es necesaria, primero para poder así prever cuales ameritan mayor intervención de solventes químicos como el éter, ya que los lípidos no pueden ser solubles ante el agua, es decir, su propia conformación no pueden ser diluidos en aquella.

Y en segundo lugar, tal clasificación permite el reconocimiento de los mismos en su propia composición y en las funcionalidades que puedan aportar al organismo, pues estos en ocasiones pueden ser extraídos de demás componentes primordiales dada su estructura biomolecular.

La química como ciencia exacta y estudiosa de los compuestos, de sus efectos y reacciones ante demás agentes químicos, ha establecido múltiples clasificaciones de los lípidos, no obstante como nuestra intención es ilustrarte, hoy te presentamos una clasificación didáctica e ilustrativa para que conozcas más aun sobre estos.

Clasificación de los Lípidos

clasificación de los lípidos

Acorde a su polaridad

Como bien lo indica la química, la polaridad de un elemento celular va dirigida en la unión de sus átomos, ya que los mismos presentan una unión, siendo estos necesarios para la conformación de los enlaces, pero este llega a ser más fuerte, cuando un electrón presenta carga positiva y el otro negativa, estando en  presencia de una polaridad de los extremos.

En el caso de los lípidos, se puede apreciar una subcategoría como la siguiente:

Lípidos no polares

Son aquellos que no presentan en su composición enlaces o átomos ambivalentes, y que por ende no logran ser disueltos en agua, pero estos lípidos cuentan con la peculiaridad de que resultan adecuados para su traslado en demás sustancias, dado que son indisolubles, de aquí que los mismos sean muy utilizados en la composición de vitaminas.

Lípidos polares

En este caso nos encontramos ante lípidos doblemente compuestos, ya que su composición biomolecular permite la apreciación de enlaces polares y no polares, lo cual ante la presencia de solventes y líquidos permite que el lípido sea medianamente soluble, de aquí que para los químicos los mismos sean de naturaleza compleja.

En consecuencia, ante la presencia de algún solvente estos lípidos no solo logran  ser trasladados sino que aunado a ello, logran disolverse librando así ciertos de sus componentes.

Te puede interesar  Clasificación de los minerales

Estos resultan mayormente más utilizados dada la facilidad de su manipulación, como por igual resultan muy adecuados para la obtención de ácidos grasos y la fragmentación de demás sustancias.

Conforme a su condición saponificable

La saponificación es un proceso que solo puede ser llevado a cabo en industrias, ya que este implica la inclusión de hidratos en solución que permiten la fragmentación de los ácidos grasos, quedando en liquido o bien en solución la glicerina y en otro fragmento el ácido.

Lípidos saponificables

Estos son los que pueden sufrir efectos a consecuencia de la hidrolisis, entendiendo por esta, el proceso de desfragmentación de una sustancia producto del agua.

Estos lípidos se hayan altamente compuestos por ácidos grasos, lo que faculta en gran medida su disolución, la prioridad de esta tipología de lípidos reside en la composición molecular de los alimentos y sus respectivas vitaminas y nutrientes; ya que como te habrás dado cuenta estos pueden ser solubles y librar así sus respectivos ácidos grasos, los cuales pasan del intestino al torrente sanguíneo, aportando así la energía necesaria.

Lípidos no saponificables

Estos son los que disponen en su composición de gran cantidad de moléculas de carbono, como por igual resultan derivadas de ácidos grasos, más no se encuentran compuestos por estos, de aquí que resulte imposible someterlos a un proceso de hidrolisis.

Sin embargo, su composición peculiar les ha hecho los predilectos de las industrias farmacéuticas, ya que los mismos al no ser fácilmente diluidos, permiten su adecuación en  fármacos, que pueden ser sintetizados y contribuir así a la reformación de todos los desgastes musculares y de tendones que puedan presentarse.

La mayoría de los esteroides ingresan en la tipología de lípidos no saponificables, los cuales representan un gran aporte para la funcionabilidad celular y motora del organismo.

También pueden incluirse en este tipo, los lipocromos, considerados así como hidrocarburos, que al fungirse con el oxígeno llevan a cabo su función vital, estos se encargan de brindar coloración al organismo del cual formen parte acorde a su sistema celular.

Simples o Complejos, la gran división de los lípidos

Para la ciencia, el estudio de los lípidos no guardaría gran relevancia, si se ignorará su incorporación en cada organismo celular como por igual sino se hiciese descubierto su importancia vital en las actividades fundamentales del mismo organismo.

Como todo componente de la realidad, este obedece en su segmentación en variaciones que permiten un mejor estudio de su propia composición, de aquí que en el caso que nos ocupa los lípidos puedan ser divididos en simples y complejos.

Lípidos Simples

Son los que en su estructuración celular presentan poca complejidad, por lo que no pueden resultar descompuesto por medios de procesos químicos, ni en presencia de solventes o bases, o bien los mismos, pueden ser fragmentados pero en condiciones muy limitadas.

Dentro de los lípidos simples, que son aquellos que no comprenden ácidos grasos, pero si están compuestos de esteroides.

En cuanto a los esteroides, conviene que conozcas que estos forman una parte muy especial de los lípidos, ya que están conformados por cuatro anillos de carbono los cuales pueden permitir distintas funcionabilidades.

Te puede interesar  Clasificación de los Invertebrados

Lípidos complejos

Son aquellos que están conformados por ácidos grasos, alcohol y demás funciones químicas, entre estas los glicéridos, los glicolípidos, los fosfolípidos y las ceras, veamos de que trata cada uno de ellos:

  • Ácidos Grasos, estos son compuestos químicos formados en su mayoría por carbonos, se distinguen en saturados e insaturados, siendo necesarios para el desarrollo de la vitalidad.

Los ácidos grasos saturados, son aquellos que si bien no atribuyen energía al organismo, son elementales para la conformación de las membranas, los mismos disponen de una cadena de 6 a 12 carbonos; resultan solubles ya que son susceptibles ante la oxidación, las altas temperaturas y la luz.

La saturación reside en la alta aleación de los anillos de carbono con el hidrogeno.

Los ácidos grasos insaturados son aquellos, que por el contrario, no gozan de hidrogeno, o si bien lo disponen en su composición en menor cantidad, siendo este fácilmente reactivo ante demás componentes químicos.

Esto facilita a que puedan ser fácilmente diluidos en temperaturas moderadas.

  • Glicéridos, estos actúan como derivados de las grasas, que resultan de la aleación de estos con glicerina, en efecto son derivados de la misma.

Estos suelen enlazarse a los ácidos grasos por medio del éter.

  • Glicolípidos, son lípidos derivados de la esfingosina, estando altamente compuestos por azucares, o bien glucosa.
  • Fosfolípidos, estos son una de las especies de los lípidos, que disponen en sus terminaciones de polaridad, las cuales al hacer contacto con un solvente, constituyen enlaces iónicos.
  • Ceras, estas resultan de la combinación de un ácido graso con un alcohol superior, lo cual permite no ser solubles en líquidos, encontrando la ciencia su mayor función en estas, dada sus condición genérica de impermeabilidad.

Funciones de los Lípidos

Como habrás apreciado, los lípidos resultan altamente funcionales para la ciencia dada su capacidad de insolubilidad, o bien su limitación para fragmentarse, sacándole el mayor de los provechos las industrias farmacéuticas, para la creación de fármacos que puedan liberar los componentes requeridos al organismo, en forma de sintetización y proyecciones prolongadas.

No obstante, más allá de su manipulación como biomolecula en un laboratorio, su mayor importancia la revisten de forma interna en los organismos, como bien señalamos al principio, todo sistema celular de un organismo vivo, presenta un porcentaje de composición en lípidos, teniendo estos como funciones:

  • Los lípidos en su composición disponen de una alta cantidad de triglicéridos, siendo estos, fuente primordial de energía para la realización de las labores diarias.

En términos más complejos pero entendibles, el proceso de sintetización o bien el metabolismo de absorción de los lípidos por el sistema implica la absorción de los mismos por los órganos para su posterior conversión en energía para llevar a cabo las funciones motoras requeridas por el cuerpo.

  • Como biomoleculas, los lípidos conforman el propio sistema celular del organismo, de modo tal que dado su condición de impermeabilidad, forman parte del revestimiento celular, es decir, estos conforman la membrana que recubre la célula, de aquí que los mismos sean fuente de producción de hormonas y vitaminas.
Te puede interesar  Clasificación de las Proteínas

Sin embargo, merece especial atención, el hecho de que el colesterol es parte de los lípidos, siendo este el principal coadyuvante en la provisión de la energía celular y metabólica; pero en especial es requerido para el desarrollo y consecución de las funciones hepáticas.

Los triglicéridos, también resultan un compuesto lipidosas, cuya mayor función reside en la sintetización de los procesos intestinales, y de digestión; cabe señalar que estos solo pueden ser procesados gracias a la intervención de las sales biliares; de aquí que la ciencia indique que el proceso metabólico de los lípidos tiene mayor ocurrencia en el sistema digestivo e intestinal, ya que son absorbidos y posteriormente sintetizados y degradados, por medio de las secreciones del páncreas.

Para que puedas entender un poco más, te aclaramos que los lípidos como moléculas no son transportadas en la sangre de forma libre, ni tampoco absorbidas por los órganos de forma pura; estos ameritan de un recubrimiento para su traslado por el torrente, de aquí que sean recubiertos celularmente por las lipoproteínas.

  • Otra función primordial que representa los lípidos, consiste en su conformación de las hormonas, producto del colesterol que es génesis de las cargas hormonales tiroideas.

Para nosotros es prioridad, que conozcas no solo la clasificación de los lípidos, ya que esta además de ilustrarte te brindará mayores luces sobre la funcionabilidad de estos, pero también es necesario que conozcas sus aportes al organismos.

Su mayor función es el formar parte de los tejidos, como bien se te ha insistido, los lípidos en su composición son indisolubles, lo cual, le ofrece la característica de impermeabilidad, siendo de esta forma útiles para el revestimiento celular de gran parte de los órganos.

Aclarando confusiones

Es común pensar que los lípidos son grasas, y ha sido costumbre creer que las mismas acarrean graves consecuencias para el organismo.

Ciertamente todo exceso es malo, y mucho más si este nivel elevado se haya concentrado en el interior de nuestro sistema metabólico, no obstante, un organismo está compuesto de múltiples células entre las cuales se hayas las biomoleculas lipidosas.

Conforme a lo ya referido en líneas anteriores, los lípidos complejos están compuestos en alta proporción en ácidos grasos, el organismo humano ya cuenta en su interior con los niveles adecuados, sin embargo, la ingesta de alimentos puede contribuir al aumento sobrecargado de los mismos, colocando a trabajar demás ciertos órganos y ocasionan una descomposición funcional.

Es por ello, que debes tener cuidado en la ingesta de todo aquel alimento que tienda a generarte niveles extremos de triglicéridos y colesterol, que son los lípidos más reconocidos por el sistema para la función motora gracias a la provisión de energía, pero por otra parte, no puedes escatimarte del consumo de los mismos, ya que necesitas mantener los niveles adecuados de estas biomoleculas, para que así puedas gozar de la energía requerida y llevar a cabo las funciones vitales necesarias para tu rutina diaria.

Leave A Reply

Your email address will not be published.