Clasificación de Killip

¿Cómo se clasifica según Killip?

La clasificación de Killip, establece la tipología de infartos de miocardios que pueden suceder acorde a cuatro estadios.

Como sabrás el corazón es uno de los órganos que mayor vitalidad otorga al cuerpo, el mismo se haya revestido por un tejido vascular conocido como miocardio, es común que en este puedan suceder ciertos eventos que ocasionen la leve detención de las funciones del mismo (llamadas infartos), a consecuencia del llenado de las pequeñas venas con grasa.

Por lo general el infarto del miocardio, resulta en una detención del bombeo de la sangre, o bien en la obstrucción de los vasos vasculares que comprenden los mismos.

Aunque el infarto de miocardio es benigno, no suele ocasionar la muerte al menos que se desempeñe con otras patologías, las cuales han sido estudiadas por diversas teorías como la de Killip, la cual establece estados de evolución como consecuencia de la ocurrencia del evento cardiaco.

Siendo de vital importancia el conocimiento para la medicina de esta clasificación para poder determinar un tratamiento oportuno que permita mejorar las condiciones de vida del paciente.

Clasificación de Killip.

Estadio I.

Personas que no han sufrido el evento vascular, de modo tal que puede que presenten cierta insuficiencia cardiaca a futuro, pero las condiciones para que la misma ocurra son tangibles.

Te puede interesar  Tipos de lesiones

Siendo apreciable el inicio de la obstrucción de las vasos vasculares por la evidencia de leves muestras de grasa, esto es palpable por el aceleramiento de los ritmos cardiacos ante actividades de prueba.

Estadio II.

En este caso los pacientes están próximos a sufrir un infarto de miocardio, o bien ya han sufrido el evento, siendo notorio en ellos gran diversidad de síntomas.

El primero en apreciar es dolor de pecho, ritmos cardiacos acelerados, como también es evidente por medio del estetoscopio la apreciación de sonidos al respirar.

Y en este caso es vital señalar que la clasificación de Killip, establece una relación entre la difusión cardiaca y las insuficiencias respiratorias, por considerar que ante la funcionabilidad del miocardio se ven afectados los pulmones.

Estadio III.

En este caso, es posible apreciar tal estadio en el paciente de forma posterior e inmediata al infarto de miocardio siendo característico la dificultad respiratoria por la presencia de flujo, siendo apreciable de igual forma el recrecimiento de la forma de estos, como también la recreción cardiaca.

En estos casos, el paciente es sometido a reposo físico absoluto, y puede ser enviado a casa con la salvedad de estar bajo tratamiento estricto.

Estadio IV.

El miocardio se ha visto gravemente afectado en sus funcionabilidades, el bombeo de sangre se está haciendo de forma irregular lo que es apreciable en el nivel de vida de la persona, la cual no puede realizar ningún esfuerzo presentando esta imposibilidad para realizar hasta el más mínimo esfuerzo.

Te puede interesar  Clasificación de Johnson

En estos casos los pulmones también resultan afectados, ya que al no bombeárseles la sangre debida el flujo de aire no fluye, siendo necesaria la colocación de oxígeno en el paciente para que pueda llevar una vida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.