Clasificación de heridas

¿Cómo se clasifican las heridas?

Las heridas se clasifican de forma general, específica; simple y complicada, como también se pueden clasificar por el tipo de objeto que interviene en las mismas.

Una herida en sentido general no es más que una abertura que se ocasiona en el tejido blando de la piel y que en ocasiones puede comprometer músculos y huesos, dependiendo del objeto con el cual sea hecha y la fuerza que se imprimió en la misma.

Clasificación de heridasClasificación de heridas

General.

Es aquella que inmiscuye gran parte del cuerpo, o que al menos compromete gran parte de los tejidos, partes blandas y músculos.

Abiertas.

Son aquellas que exponen las estructuras internas del cuerpo y de una forma u otra implican la hemorragia por la segmentación que se produce en los vasos interiores, de modo tal que estas resultan de atención prioritaria.

Cerradas.

Heridas que no exponen ninguna parte del cuerpo, como tampoco manifiestan la presencia de sangre, no requieren atención inmediata pero si ameritan

Especifica.

Hace alusión a aquellas heridas que son infligidas en una parte específica del cuerpo y que no ameritan mayor atención, o al menos no son de urgencia ya que sus magnitudes son mínimas y no inmiscuyen mayores estructuras o tejidos.

Simples.

Estas son las heridas que solo pueden afectar la piel de modo tal que no se aprecia daño hacia otra parte del cuerpo, ni siquiera es apreciable la presencia de daños en   las capas de la dermis

Complicadas.

Estas por lo general presentan magnitudes grandes como también implican complicaciones para su suturación, ya que las mismas inmiscuyen partes blandes y gran cantidad de tejidos, incluso en ocasiones la hemorragia complica la toma de puntos.

Por el tipo de objeto.

Cortantes.

Aquellas que resultan del uso de un objeto filoso, que sesiona las capas de la piel.

Punzantes.

Producidas por un objeto que cuenta con un extremo filoso y por lo general de terminación gruesa, lo que es fácilmente apreciable en la piel al dejar un agujero sangrante.

Punzo-penetrantes.

Heridas que combinan la misma modalidad de la anterior, con la peculiaridad de que estos objetos lograr irrumpir en los tejidos blandos ocasionando mayor sangrando, y una herida de mayor magnitud que la punzante.

Corto-punzantes.

Son aquellas heridas que presentan tanto un orificio como la segmentación en mayor longitud de la piel o tejido blando, en ocasiones estas derivan no del propio objeto sino de la fuerza que se utiliza para generarla.

Laceradas.

Las que resultan del contacto de la piel con un objeto en forma de sierra, el cual ocasiona que los segmentos de la misma se noten disparejos.

Por arma de fuego.

La que sucede como consecuencia de un impacto de bala, estas por lo general ocasionan un orificio de entrada y otro de salida, el cual en su trayectoria afecta tanto tejidos blandos como músculos

Raspaduras.

Las que resultan como consecuencia de la fricción de la piel con una superficie rustica, está por lo general evidencia solo daños en la capa más superficie de la dermis.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.