Clasificación de Goldman

¿Cómo se clasifica según Goldman?

La clasificación de Goldman establece categorías de apreciación de los pacientes que serán sometidos a procesos quirúrgicos, estableciendo nueve categorías de riesgos cardiacos a padecer.

Esta clasificación obedece a los riesgos que un paciente puede presentar por medio de los procesos anestesiológicos y las intervenciones quirúrgicas que se lleven a cabo dependiendo de la patología que motivo la operación.

Evidentemente esta clasificación está fundada en una serie de factores que deben considerarse como son, la tensión arterial, la presión de la sangre que circula por el corazón, los niveles de glucosa en la sangre, el promedio de coagulación en una persona, en fin todos aquellos factores que de una forma u otra puedan colocar en riesgo el corazón, de aquí la primacía de conocer la tipología de Goldman para los galenos y así determinar los factores de riesgo que arropan a un paciente.

Clasificación de Goldman.Clasificación de Goldman

Cabe aclarar que esta clasificación es consecuente en los procedimientos quirúrgicos que no inmiscuyen intervenciones cardiacas, es decir que la patología a tratar no tiene por génesis el corazón, de modo tal que la razón a apreciar son los efectos que la propia operación pueda ocasionar sobre el órgano mencionado.

Categoría I.

Son aquellos pacientes, que por medio de la revisión procedente del estetoscopio, es posible advertir un  ruido leve después de finalizado cada latido, este se conoce en la terminología médica, como tercer ruido.

Categoría II.

Considera los pacientes que presenta una presión elevada del paso del torrente sanguíneo por la vena yugular, algo que puede ser medido de forma táctil, es decir, por medio del cálculo de las palpitaciones, para ello, es necesario ubicar en la persona la yugular y proceder al conteo de las vibraciones venosas, si aquellas resultan elevadas, es conveniente estabilizar dicha presión en el paciente.

Categoría III.

En dicha categoría se incluyen las personas, cuyo antecedente clínico han padecido un evento cardiaco del miocardio.

Categoría IV.

Este refiere a las personas que suelen presentar variaciones en los latidos cardiacos, es decir, que estos no se sienten a la velocidad normal o esperada, de modo tal, que la persona puede presentar ritmos cardiacos bajos o elevados, siendo cualquiera de estas circunstancias equivocas para proceder a una intervención quirúrgica.

Categoría V.

Incluye las afecciones del corazón acorde a las cuales las personas presentan latidos de forma exagerada, es decir, se aprecia arritmia cardiaca, conocido como la presencia exacerbada de latidos que generan fatiga en la persona, en ocasiones este evento se presenta en el preoperatorio como consecuencia del paciente al ser sometido a una intervención quirúrgica.

Categoría VI.

Establece las condiciones de riesgo que pueden hacer padecer a una persona que sea sometida a una intervención quirúrgica con una edad superior a los 70 años.

Categoría VII.

En el caso de que la persona no pueda ser sometida a un preoperatorio por tratarse de una intervención de emergencia.

Categoría VIII.

Incluye las intervenciones que se realizan en la región torácica.

Categoría IX.

Pacientes que presentan un deterioro generalizado del organismo.

1 comentario
  1. Carlos dice

    Muy entendible la clasificacion de Goldma.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.