Clasificación de cuadriláteros

¿Cómo se clasifican los cuadriláteros?

Los cuadriláteros se clasifican en paralelogramos, trapecios y trapezoides.

El término cuadrilátero alude a aquella figura geométrica que presenta cuatro lados y cuatro vértices.

Este viene a ser un derivado de los polígonos, sus características son bastantes marcadas, encontrándose entre estas la principal, que reside en el resultado de la suma de sus lados, que es igual a 360º.

Las demás características de los cuadriláteros residen en la presentación de dos diagonales, que solo se intersectan en el caso de que el polígono sea convexo.

Sus elementos son muy específicos y se reducen a como los mencionamos con anterioridad, la presencia de cuatro vértices o lo que es igual a cuatro puntas; presenta también cuatro lados o bien cuatro segmentos que presentan unión, por medio del enlace que se establece a través de la conexión de cada uno de estos con el vértice.

Continuando con su caracterización, la presencia de dos diagonales, que se establece de un vértice a otro, en sentidos y direcciones opuestas; al presentar cuatro lados unidos por cuatro vértices, el cuadrilátero se caracteriza por tener cuatro ángulos interiores y cuatro exteriores.

La importancia de conocer la clasificación de los cuadriláteros reviste un papel preponderante en el mundo geométrico, primero por la explicación que se realiza de los fenómenos de la naturaleza y la ocurrencia de estos en interrelación con la dinámica natural.

Te puede interesar  Clasificación de polígonos

Pero su mayor importancia se reduce en el plano de las proyecciones de la ingeniería y la construcción como veremos en cada uno de las tipologías que te presentaremos a continuación.

Clasificación de cuadriláterosClasificación de cuadriláteros

Paralelogramos.

Cuadrado.

Se caracteriza por la presencia de cuatro lados cuyas medidas son iguales y sus cuatro ángulos se presentan de un modo recto.

Rectángulo.

Aquel en el que dos de sus lados se presentan con mayor longitud que los otros dos lados, pero de igual forma presenta sus cuatro ángulos rectos.

Rombos.

Es aquel que al igual que el cuadrado presenta sus cuatro lados iguales, con la distinción que sus vértices no forman ángulos rectos.

Romboide.

Es similar al rectángulo, con la excepción de que sus lados se presentan iguales de forma paralela, pero desigual de forma continúa, de este modo sus ángulos no se disponen como rectos.

Muchos lo definen como un rectángulo con leves inclinaciones.

Trapecio.

Trapecio rectángulo.

Aquel que presenta dos ángulos rectos, mientas que los otros dos solo se disponen en 30º.

Trapecio isósceles.

Se caracteriza por presentar por igual cuatro lados, de los cuales dos de ellos, son oblicuos y son de magnitudes iguales.

Te puede interesar  Clasificación de los números

Trapecio escaleno.

Se caracteriza por presentar cuatro lados por igual, de los cuales dos son oblicuos  y dos de ellos se presentan como paralelos, lo más peculiar de este trapecio es que ninguno de sus ángulos se parece.

Como podrás evidenciar estas figuras presentan grandes diferencias entre sí, pero muchas de ellas son tomadas como molde en la construcción, tal es el caso de la edificación de grandes complejos turísticos en los cuales ser recurre a las mismas para la edificación de piscinas y tanques subterráneos.

Clasificación de cuadriláteros
4.7 (93.85%) 13 votes

1 comentario
  1. Jose dice

    Me Encanto Esta Informacion Me Sirvio Mucho.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.