Clasificación de Bloom

¿Cómo se clasifica según Bloom?

La clasificación de Bloom establece categorías cualitativas para los objetivos educativos  alcanzados, de modo tal que se distinguen seis categorías cuales son, conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación.

Como sabrás el ámbito educativo es amplio, en el cual infieren dos personajes a saber cómo son el maestro o educador y el alumno, de modo tal que deben establecerse parámetros para poder determinar si el mensaje es transmitido de forma idónea y si éste es aprehendido de la forma correcta por el alumno, pudiendo así determinarse si este recibió la información fue internalizada y convertida en conocimiento.

Representa una importancia vital para los formadores conocer la clasificación de Bloom ya que la misma le permite establecer una serie parámetros y adecuar sus planes y proyectos educativos en pro de la mejor aprehensión del aprendizaje.

Clasificación de Bloom.

Conocimiento.

En dicho caso se hace referencia al material como tal y a la percepción y retentiva del alumno, es decir, si el alumno puede recitar o memorizar la información transmitida y de forma recurrente puede trasmitirla por medio de la respuesta a interrogante que se le formulen.

La mejor forma de medir el conocimiento es por medio de la explicación del mismo, es decir, el alumno debe estar en capacidad de transmitir a sus compañeros el mensaje (haciendo uso de su propio nivel de lenguaje) pero en el marco de lo que corresponde a la información brindada.

Te puede interesar  Tipos de Cimentaciones

Comprensión.

Si el aspecto del conocimiento refiere a la memorización teórica del contenido, la comprensión viene a ser su complemento pero fundado más que todo en la creación de analogías, ejemplos o bien simbolismos que parten del propio contenido.

Este puede ser apreciado por el docente, gracias a la exposición de los discursos de parte del alumno, en los que éste manifiesta el contenido pero acompañado o bien referido a situaciones fácticas en las cuales se ve reflejado su capacidad de relación de términos y conceptos.

Aplicación.

En esta categoría, el aprendiz procede al uso de los conceptos para solventar situaciones que son colocadas por el docente, de modo tal, que los conocimientos son evidenciados en la medida que los mismos le resultan útiles para la solución, esto es un indicativo de que tanto el mensaje fue percibido de forma adecuada, como también de que el mismo fue comprendido por el alumno.

Análisis.

Aunque suele colocarse como una categoría aparte, con el fin de cumplir con estándares educativos o bien administrativos, es de comprender que el mismo reviste una vital importancia para todas y cada una de las etapas ya antes descrita.

El análisis no es más que el proceso de internalización que el alumno realiza, y se traduce en la utilización de la información y su unión a los conceptos ya conocidos por el alumno, para su posterior aplicación a casos generalizados y concretos.

Te puede interesar  Clasificación de los Valores

Síntesis.

Partiendo de los conocimientos ya adquiridos, el alumno está en condición de crear nuevos conocimientos y poder establecer así conceptos novedosos.

Evalúa.

El conocimiento permite al alumno exponer su propia opinión.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.