Acumuladores de frío profesionales, ¿Cuál elegir?

Si bien existen dentro del mercado muchas opciones de acumuladores de frío, puede ser bastante difícil saber cuál de ellos es el más indicado para tu tipo de negocio. Nunca es fácil lograr evaluar todas las propuestas, y por eso lo primero para poder elegir es conocer las cualidades de cada uno y los términos que, por lo general, se asocian a ellos. Es decir, para poder ubicar el mejor acumulador de frío es necesario conocer las características del producto, y a continuación te detallaremos todo.

Usos de un acumulador de frío profesional

El uso de un acumulador de frío de los fabricantes Olivo es muy sencillo y funciona similar a uno de carácter profesional. Su principal función es enfriar todos los productos que se encuentren dentro de un recipiente por un par de horas, con la finalidad de que sean utilizados luego. Por lo general, estos acumuladores normales contienen agua, pero los de uso comercial son a base de líquido eutéctico, lo que ayuda a enfriar con mayor rapidez y calidad.

Entonces, los acumuladores de frío profesionales se pueden distinguir gracias a dos criterios específicos. Cómo lo mencionamos anteriormente está el frío eutéctico y la ingeniería del frío. El primero de ellos se refiere a la posibilidad de elegir entre siete tipos de temperatura, entre ellas positivas, negativas y calientes. En segundo lugar, la ingeniería, que trata sobre la calidad de dicha solución, que es una mezcla entre agua y sales.

Poder para elegir el nivel de temperatura

Esta es una de las características que definen a estos acumuladores de frío, el nivel de temperatura puede ser restituida en función de lo que se espera del aparato. Es decir, los equipos de tratamiento médico, por ejemplo, son más sensibles que los productos comestibles, y por ende ambos deben conservarse muy bien en una temperatura distinta, y es precisamente está variante la que se consigue con la aplicación de frío eutéctico.

Gracias a que los usuarios pueden elegir entre siete distintos niveles de frío, se puede responder a la intensidad de acumulación que se necesite. A esto nos referimos cuando hablamos de la calidad en la temperatura, en ninguno de los niveles se tendrá el mismo nivel de fusión.

¿Cuando hace mucho frío es mejor?

No es lo mismo transportar alimentos frescos que dañarlos gracias a las prácticas de aumentar la duración de conservación. Este tipo de estrategias pueden hacer menos la calidad de cada producto, pero los buenos acumuladores de frío profesionales responden muy bien a todos los niveles de necesidades, incluso con un análisis térmico por modelo que responde a cada una de tus preguntas.

Lo que distingue a un acumulador de frío profesional de otro que no lo es, sería el calor latente y el punto de fusión, aunque en teoría pueden ser parecidos. Ambas tecnologías, se encargan de restituir el frío hasta que cada estación o espacio dentro del congelador tiene una temperatura estable, y así, asegurar al negocio que sus productos están a la temperatura ideal para su conversación y visible frescura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.