Tipos de Contaminación Ambiental

¿Cuál es la tipología de Contaminación Ambiental?

La contaminación ambiental se clasifica contaminación del agua, del suelo, del aire, acústica, química, radiactiva, térmica, lumínica, industrial y urbana.

Antes de establecer un concepto de contaminación ambiental, conviene entender que se entiende por contaminación, que no es más que toda acción que produce o afecta las condiciones puras y naturales de un ambiente o espacio determinado.

Mientras que la contaminación ambiental, se conoce como aquella que sucede como consecuencia de la introducción de factores externos y dañinos que terminan por afectar las condiciones propias del ecosistema, acarreando consecuencias negativas para el propio ambiente y los seres que habitan en ella.

¿Cuáles son los tipos de contaminación ambiental?

Tipos de Contaminación Ambiental

Del agua.

Esta tiene a lugar cuando a las corrientes o fuentes naturales que provisionan el vital líquido sufren la alteración de sus partículas originales y de su condición de consumo, por químicos, sólidos, agentes en descomposición y demás sustancias que le ocasionan el perjuicio en su propia composición.

En efecto, esta contaminación tiene a lugar cuando ingresa en el agua cualquier agente externo, que elimina el grado de pureza de la misma, y hace que esta sea inservible no solo para el consumo humano, sino también para el animal.

Un caso, muy común de ello, puede apreciarse cuando los desechos sólidos de una empresa son vertidos en la corréinate de ríos o de mares, o bien cuando se vierten los desechos de las actividades extractivas, un caso también muy común, es la pérdida de embarcaciones con material química, que hacen el espacio acuático innavegable y además inaprovechable en su consumo.

Te puede interesar  Tipos de vestidos

Del suelo.

Esta consiste en la inclusión a la superficie o bien a las capas del suelo, de materiales dañinos y perjudiciales que pueden ocasionar alteración en las partículas de mismo, el estado de deterioro de las sustancias útiles y potencialmente aprovechables del suelo.

Sin embargo, pese a la existencia y definición de este tipo de contaminación, existe en el mismo un poco de falta de interés o de inconsciencia, ya que muchas empresas consideran que por el hecho de dejar la basura y desechos sólidos encima de la tierra por un periodo de tiempo relativamente corto, esta no sufrirá perjuicio.

Cuando en realidad, sin importar el tiempo que esta se encuentre, el proceso propio de la descomposición se lleva a cabo, y generará que las múltiples partículas ingresen al suelo y ocasionen que este se vaya degradando y perdiendo parte de su composición.

Del aire.

Es la más común de todas, ya que toda clase de agente, se encuentre este bien sea en estado sólido, líquido o gaseosos, libera una serie de partículas, que al tocar con el aire, cambian o bien alteran su estado puro de composición.

Sin embargo, la forma más común de contaminación deviene de los gases tóxicos, los cuales no deben considerarse como aquellos que devengan de procesos industriales o de descomposición, sino de todos aquellos elementos de uso cotidiano inclusive que cuenten con partículas químicas dañinas para el aire.

Acústica.

Puede que te parezca extraño, pero los sonidos a un nivel estridente ocasionan alteraciones en el sistema ambiental en general, la forma de este irrumpir en el ecosistema, puede incluso generar ondas que tiendan a desvirtuar o desproporcionar la propia composición química del ambiente.

Te puede interesar  Tipos de sombreros

Como también los ruidos en un nivel elevado, pueden acarrear una serie de consecuencias negativas para la población tanto humana como animal, que ocasiona desorientación y por ende alteraciones propias en la conducta.

Química.

Esta forma de contaminación es considerada la más general de todas, ya que la misma, no deviene exactamente de agentes químicos como la mayoría de personas consideran, sino que por el contrario, esta tiene que ver con la introducción en el espacio de cualquier partícula que resulte dañina para el mismo.

Bien se trate de agentes en estado sólido, líquidos o gaseosos, ya que todos estos producen un fuerte efecto en el ambiente, que de una forma u otra finaliza por alterar la composición química del mismo, es decir, que todos en su mecanismo de acción desencadenan una consecuencia de afectación química.

Radiactiva.

Se trata en este caso, de toda alteración que se sufre como consecuencia de la introducción en el ambiente de agentes con estructura radioactiva, es decir, aquellas que pueden producir radiaciones químicas, generando así un fuerte impacto de todo cuanto tocan o bien de todo elemento que mantienen cerca.

Una de los agentes propulsores de este tipo de contaminación se haya presente en los desechos orgánicos de los hospitales, ya que entre la propia descomposición del tejido humano, la sangre y las bacterias características de la patología padecida, esto ocasiona un estado de contaminación sumamente peligroso.

Térmica.

Esta no siempre viene por si propia, es decir, que esta forma de contaminación no es originaria en su acontecimiento, sino que sucede la mayoría de las veces como consecuencia de otro proceso contaminante, tal es el caso, de que las alteraciones químicas suelen dar lugar a la misma.

Te puede interesar  Tipos de democracia

Ya que la mayoría de las veces, los agentes químicos, suelen en su proceso de  degradación aumentar la temperatura del espacio en el que se encuentra, es por ello, que lo más común, que cuando un químico se libera en el ambiente, su alrededor se produzca elevación de los niveles de calor.

Lumínica.

Esta suele tener a lugar cuando la luz artificial suele superar e inundar el ambiente propio de la luz natural, es decir, es aquella que se produce cada vez que se genera una alteración en el ecosistema como parte de las partículas luminosas de las bombillas, adicionalmente es considerable el aumento de la temperatura.

Industrial.

Considerada la más potente de todas, por las diversas actividades que una empresa puede llevar a cabo en perjuicio del ambiente, denotándose como las más nocivas, aquellas que suceden como parte de la extracción y explotación de recursos minerales, que de por sí, afectan el ecosistema.

Urbana.

Esta deviene de la relación incorrecta que el hombre tiene para con la naturaleza, ya que las distintas acciones que este lleva a cabo, generan la degradación del ambiente, tal es el caso, de la aplicación de aerosoles, venenos para plagas, e incluso la misma aplicación de tintes en el cabello, genera perjuicios en el ecosistema (por colocar un ejemplo).

¿Te gusto este post?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.