Tipos de Adjetivos

¿Cuál es la tipología de Adjetivos?

Los adjetivos se clasifican en numerales, demostrativos, determinativos, calificativos, posesivos, indefinidos, exclamativos, relacionales, interrogativos y múltiplos.

Un adjetivo es una palabra que se emplea dentro de una oración para referirse a un atributo respecto al sujeto que por lo general se ubica en el propio predicado, o bien se coloca como una palabra intermedia entre el sustantivo y el predicado en sí.

En la mayoría de los casos, se considera que los adjetivos sirven solo para rendir un atributo al sujeto, es decir, para categorizarlo o ejemplificarlo por medio de una serie de sustantivos.

En sentido general, todo adjetivo brinda una característica a un sustantivo, pudiendo en gran medida, estos rendir una especie de categorización respecto a los mismos, de modo tal, que solo entablan una serie de condiciones o bien sacan a flote un conjunto de rasgos que el propio sustantivo posee.

¿Cuáles son los tipos de adjetivos?

Tipos de Adjetivos

Numerales.

Son los que se utilizan con frecuencia para enumerar el sustantivo o bien el sujeto, es decir, estos se emplean con el fin de agregarle una categorización en números, pueden emplearse de forma cardinal o bien de en sentido numeral genérico.

Veamos un ejemplo, Juan tiene cinco pollos, o bien Pedro es el quinto en llegar  a la meta. Como se puede observar estos adjetivos confieren dentro de la oración una cantidad específica o bien determinan una posición al respecto para el sujeto dentro de la realidad que se describa.

Demostrativos.

Sirven para entablar relaciones entre la persona o bien sujeto a que refiere la oración y el predicado, o lo que es igual, funciona como una palabra que entabla un vínculo entre quien realiza la acción y la acción y contexto entre el cual se lleva a cabo.

Te puede interesar  Clasificación de las bombas

Un ejemplo de los más empleados en esta área son los adjetivos, este, aquel o aquellos, por lo general, son partículas que se emplean para entablar una vinculación espacial, veamos en la siguiente frase como podemos usarlos: ¿Recuerdas a Pedro?, el chico aquel que nos dio la cola la otra vez.

O bien, puede apreciarse en la frase: Juan es un buen chico, de aquellos que no se encuentran hoy en día.

Determinativos.

Para su uso, es menester que se emplee otro adjetivo dentro del contexto para que puedan tener lógica y coherencia, demostrando en la mayoría de los casos un sentido de pertenencia o bien un vínculo de posesión, veamos en qué consisten, por medio de un ejemplo.

Los más empleados son aquellos que señalan posesión, verbigracia, Ves aquella camisa de allá, es una de mis favoritas. O bien podemos verlo en otra frase de ejemplo; Todo lo que ves aquí me pertenece, mi casa, mi carro y mi familia.

Calificativos.

Tal cual su nombre lo indica, se trata de aquellos adjetivos que se emplean para detonar una característica en específico del sujeto, con el fin de que respecto al mismo se pueda entablar un rasgo o categorización en sí.

Estos resultan invariables, es decir, que no ameritan de un sujeto con cierta determinación, siendo útil incluso en los casos de sustantivos femeninos o masculinos, no entablándose distinción alguna respecto a estos.

Te puede interesar  Tipos de Mapas Mentales

Veamos cómo se emplean por medio de un ejemplo, El médico de guardia es un gran hombre, o bien, El carro es azul y luce muy lindo por la noche, y lo podemos apreciar en la siguiente frase, Raúl es un hombre rubio y caucásico que pertenece a un grupo irlandés.

Posesivos.

Establecen un sentido de posesión, suelen utilizarse con regularidad para hacer señalamientos respecto a una persona y las posesiones que esta pueda detentar, su uso obedece a la relación que debe establecerse entre dos sustantivos o bien entre el sujeto y el predicado.

Los más frecuentes, son los que se usan por igual como pronombres demostrativos, es decir, mí, míos, mías, tuyo, tuyos, nuestros. Por ejemplo, Los perros son míos, así que no los toques. Aquellos árboles son nuestros, así que los frutos que salgan de ellos, nos pertenecen.

Indefinidos.

Son considerados por muchos como una subespecie o bien subtipo de los adjetivos numerales, y se corresponden con unas palabras que sirven para cuantificar o bien brindar una cantidad en específico para el sujeto o bien para el sustantivo al cual se refieren.

Un ejemplo de esto podemos verlo en las siguientes oraciones: Ayer recogimos bastantes manzanas del árbol de Doña Teresa. También puede verse reflejado en al siguiente expresión, Todos los días salimos a caminar y veo varios pájaros pasar por el horizonte.

Exclamativos.

Se utilizan con frecuencia para las oraciones exclamativas donde la mayoría de las veces se haya en contexto, es por ello, que su uso se restringe con exclusividad a las mismas.

Te puede interesar  Tipos de diseño

Sin embargo, si se sabe bien como redactar pueden emplearse en ciertas frases sin necesidad de aludir a los signos, veamos a través de un ejemplo como pueden utilizarse.

Ejemplo 1: Juan, corre, ¡Mira cuantas hojas han caído hoy! Ejemplo 2: ¡Qué maravilla! ¡Cuantos días han pasado desde que nos enamoramos!

Relacionales.

Tal cual se puede apreciar en su denominación, son aquellos conforme a los cuales, se establece un vínculo estrecho entre el sujeto y el predicado, o bien entre dos sustantivos que se encuentren en una misma oración.

Por ejemplo: Pásame la cuchara de batir la mezcla. Sírvete el consomé en un plato de sopa. Tráeme para acá el cuchillo de cocina para cortar el pavo.

Interrogativos.

Al igual que los exclamativos, estos tienen lugar en oraciones que se emplean para realizar interrogantes, con el fin de establecer una relación al final entre el sujeto y el predicado.

Por ejemplo: ¿Cuántos billetes gastaste ayer en el bingo? ¿Saliste con Paula durante tu adolescencia?

Múltiplos.

Son considerados por muchos como una subespecie de los numerales, ya que indican una categorización en números del sujeto o bien de un sustantivo, conforme al cual se brinda un número en específico para estos.

Veamos en unas oraciones de ejemplos como se utilizan: Pablo comió el triple de carne de la que comió Sebastián. Otro ejemplo: Angustia es una mujer cuya cintura mide el doble de su cabeza.

Tipos de Adjetivos
¿Te gusto este post?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.