¿Qué es un Texto Argumentativo?

Definición, concepto y ejemplos de Textos argumentativos

Por texto argumentativo, se entiende toda expresión escrita donde la persona manifiesta su punto de vista con fundamento, es decir, que la misma involucra una explicación sustentada de lo que está transmitiendo.

Ciertamente el texto argumentativo no pretende solamente justificarse en sí mismo, sino que además pretende por medio de sus razonamientos persuadir al lector de su contenido, buscando influir en el mismo.

Esta modalidad de escritura se torna desde los inicios de la escolaridad en un recurso necesario para incentivar el pensamiento crítico y analítico, y es que para estructurar el mismo se requiere de investigación ardua sobre el tema, a fin de que el propio autor pueda esgrimir una idea con su respectivo argumento.

Pero eso no es todo, sino que el mismo argumento debe de contener razones de peso, para modificar o al menos para hacer dudar a los demás de sus propios criterios, en pocas palabras, el texto argumentativo lo que pretende es influenciar.

Etimología de la expresión texto argumentativo

Efectivamente estamos en presencia de una palabra compuesta, es decir, de una palabra que se halla compuesta por dos vocablos, para conocer más de este tema, te invitamos a visitar el artículo que trata esta temática.

La palabra texto deviene de la raíz latina textus, que alude a un grupo de enunciados que forman una unidad lingüística, que presenta un significado, dicho en otras palabras el texto no es más que un párrafo que transmite un mensaje.

En lo que respecta a la palabra argumentativo, deviene de la raíz latina argumentum, que se puede fragmentar en arguere que significa esclarecer o bien dejar algo en claro, mientras que la otra porción de la palabra deviene de mentum, que significa medio o resultado, o bien puede considerarse como instrumento.

De modo tal, que como se puede apreciar, el vocablo argumentativo significa el medio a través del cual, se expresa o explica algo.

Características del texto argumentativo

A fin de que puedas comprender mejor este tema, y puedas saber de qué trata un texto argumentativo, pudiendo construirlo como es debido, vamos a explicarte sus distintas características:

  • El autor del texto persigue dos propósitos, hacer frente a un tema, y todo ello, por medio de la asunción de una postura determinada, es decir, que la persona debe evidentemente investigar antes de esgrimir su criterio, y con ello poder erigir una definida creencia sobre lo que está sosteniendo.

Y es que la primera característica que salta a la vista, es la documentación a la que debe de someterse el autor si desea entablar un texto con su respectivo argumento.

El otro propósito que se persigue, es la posibilidad de influir en sus lectores, de modo tal, que más allá de entablar una postura y demostrar saber, lo que se busca es que la persona pueda entender y sentirse identificada con el mismo texto.

Para ello, es menester que dentro del mismo argumento, se cumplan una serie de estrategias para que el lector se sienta convencido de su contenido, por lo que, se debe de considerar:

  • La persuasión, por medio de una serie de palabras, la persona debe de buscar la forma de influenciar a su lector.
  • La convicción, debe de demostrar que él mismo está conforme con lo que está emitiendo.
  • Cuando los textos versan sobre asuntos complejos, es de apreciar que los autores, pueden aludir a diversos puntos de vista, o bien puede hacerse referencia a distintas teorías, por lo que, se puede considerar necesario una cierta investigación para poder sustentarse.
  • El texto argumentativo presenta una estructura lógica de narración, que se funda en la introducción desarrollo y conclusión, todo esto lo veremos a continuación.

Estructura del texto argumentativo

texto argumentativo

Algunos suelen seguir un esquema básico que se funda en:

  • Hecho o hipótesis, conforme a ello se centran en un determinado objeto o bien postulado, que es el que será objeto primeramente de análisis del lector, para este proceder conforme a una serie de teorías a su aceptación o bien a su rechazo.
  • Demostración, ciertamente ya en una primera fase se analizó el fenómeno de la realidad y se fijó una postura frente al mismo, ahora bien, corresponde al autor entablar una postura fija sobre el asunto para lo cual debe de requerir de una serie de explanaciones, todas las cuales servirán de fundamento para su argumento.

Es en esta etapa donde se pueden apreciar algunos conectores dentro del texto, con la intención manifiesta de concatenar ideas.

  • Conclusión, efectivamente una vez que el autor ha hecho el recuento de sus comprobaciones y ha visto su postura sustentada procede de forma cautelosa a entablar una opinión acertada de lo que determino desde un principio.

La conclusión en la mayoría de los casos, suele tener un cariz pedagógico, a fin de que se explique con palabras más sencillas, todo lo analizado en el texto, pero siempre buscando la posibilidad de influenciar al lector.

Tipos de textos argumentativos (con ejemplos)

Contrario a lo que puedas pensar, son distintas las versiones de textos argumentativos que puedes encontrar, debiendo estos en la mayoría de sus veces fundarse en estudios de avanzada para poder influir en sus lectores, pero más allá de ello, para poder persuadirlos de sus ideas iniciales e inducirles a creer en el criterio expuesto, sin más, veamos los tipos de textos argumentativos con sus ejemplos:

  1. Textos científicos, son todos aquellos que se plantean el estudio de un aspecto determinado de la realidad, siguen primariamente el proceso de la observación, la comprobación y la constitución de hipótesis, como también, en la mayoría de los casos persiguen el establecimiento de un criterio único, por medio del establecimiento de un experimento.

Un ejemplo de estos textos, podemos evidenciarlos en artículos de revistas científicas, y en su expresión más tangible como lo son los trabajos de grado, ya que las personas persiguen de una forma u otra la máxima indagación de un fenómeno para su exhaustivo estudio.

  1. Textos judiciales, uno de los más palpables y en ocasiones más criticados, pero es que estos siempre colocan de relieve asuntos muy delicados para la naturaleza humano, como lo son los derechos.

Los textos jurídicos son en su plena esencia argumentativos, y más que estos pretenden abarcar una serie de teorías, conjugarlas con la realidad, y de forma adicional adecuarlas al articulado legal vigente.

Por lo que terminan siendo el resultado de un análisis detallado del fenómeno, de su comportamiento actual y de su modo o modos de adecuación ante una norma en específico.

Pero para que todo ello resulte precedente, debe la persona de llevar a cabo un conjunto de análisis, estudios y por supuesto de axiomas que permitan adecuar el hecho a la ley.

Es así, como se puede apreciar que la exposición de motivos que acompañan las leyes, son el mejor ejemplo de los textos argumentativos del corte jurídico, mientras que, puede considerarse también como un vivo ejemplo de esta tipología las jurisprudencias.

En especial aquellas donde se introducen criterios nuevos sobre situaciones jurídicas, ya que los juristas evalúan el hecho, lo someten a consideración legal y pueden terminar adecuándolo a parámetros flexibles y más vigentes de la ley actual, sin duda es un proceso tanto analítico como investigativo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.