¿Que son los antónimos?

Antónimos

Son diversas las palabras que existen en la lengua española que se utilizan para alguna finalidad sintácticas o bien de sintaxis, es decir, palabras que presentan una función lógica en el contenido a expresar.

Es así, como a fin de poder manifestarse el ser humano, surgen las formaciones lingüísticas y con ellas surge la necesidad de crear discursos elocuentes y convincentes, que aseguren la finalidad del mensaje, como es el convencer al contrario.

En esta oportunidad, te narraremos de que van los antónimos, aquellas palabras que se emplean para señalar situaciones o significados contrapuestos, y que bien empleadas pueden ayudarte a destruir argumentos, lograr convencimientos o moldear criterios.

Definición de Antónimos

La palabra antónimo, deviene de términos griegos, cuyas partículas significan, anto, hace alusión a contrario, y anoma, refiere a nombre, es decir, que en su traducción literal, antónimo significa lo contrario al nombre,

Efectivamente en nuestros tiempos el significa de antónimos no dista en gran medida, de su concepción inicial, y es que este hace referencia al sustantivo que se emplea para señalar ideas contrarias, o bien para aludir a términos contrapuestos.

Por lo que se puede apreciar, que estos no se corresponden al grupo de palabras principales, sino secundarias, es decir, que ameritan de otra para poder existir.

Es decir, que para que una persona pueda hacer uso de un antónimo, amerita de una palabra inicial, frente a la cual deba de hacer contrapeso, o bien, deba de oponerse, por lo que se aprecia que los antónimos, no gozan en sí mismos de autonomía lingüística.

Tan así, que el antónimo debe de mantenerse en la misma categoría gramatical que la palabra a contradecir, verbigracia, si se trata de acciones, ambas deben de ser verbos.

Por ejemplo, al verbo morir, se le contrapone como antónimo, el verbo vivir; al sustantivo ánimo, se le opone el sustantivo desanimo, siendo esto de gran importancia, ya que al establecer palabras contrarias con desigualdad categórica, se estaría induciendo a la creación de un mensaje erróneo e incoherente.

Origen de los antónimos

Hay quienes considerar que la concepción de los antónimos, surge en Grecia, y tiene por noción oriunda la misma Filosofía de Oro, donde Anaxágoras, comenzó a declinar por la contraposición de los opuestos.

Y es que este ponderado filósofo, indico que el mundo se conformó por la lucha de los opuestos, es decir, que todo cuanto existe se debía a la dualidad persistente entre el blanco y el negro, entre la vida y la muerte.

Dicha concepción, fue tomada por demás filósofos, quienes ansiados por el saber y además deliberantes de la retórica, decidieron crear discursos en los que explican con situaciones contrapuestas.

De hecho, muchos eruditos alegan en la actualidad, que la retórica, no es más que la perfecta conjugación de antónimos, con el criterio inicial, y es que el debate, se halla en sí formado por la expresión contraria de un argumento primario.

Uso de los antónimos

Como ya se puede apreciar los antónimos presentan por función principal el contraponer ideas, en una misma categoría gramatical, por lo que su uso se remonta a:

  • Expresar y criterio opuesto a aquel que nos están manifestando.

  • Generar debates, al servir de medio de expresión de ideas contrarias.

  • Ejemplificar situaciones, la utilización de antónimos de forma adecuada, se constituye en una de las herramientas pedagógicas más efectivas para demostrar el uso correcta de expresiones, o bien para indicar la realidad más acertada a realizar.

La dualidad gramatical

Ciertamente conviene advertir que hasta la misma palabra antónimo, presenta su antónimo en sí, valga la redundancia, y es que estos existen ante la ocurrencia de los sinónimos, que no son más que palabra que presentan un mismo significado.

Es decir, son palabras que se emplean para referir al mismo hecho o situación, por lo que implican una completa contraposición al significado de los antónimos.

Finalidad de los antónimos

El uso de los mismos como es de apreciar repunta al hecho de enriquecer el lenguaje y es que de una forma u otra, resulta por demás congruente, a la utilización de palabras contrapuestas que incentiven a un mayor razonamiento y a un nivel superior de conversación.

Ciertamente el empleo de antónimos amerita una mayor revisión del vocabulario, la creación adecuada de un buen discurso, para que este sea coherente y convincente.

De aquí, que el uso de los antónimos se vea referido desde temprana edad en la escolaridad, como parte de la formación del lenguaje y el uso adecuado de las palabras.

Tipos de antónimos

Los antónimos se distinguen en:

  • Recíprocos, suele darse el caso de aquellas palabras que indican acciones que no pueden existir la una sin la otra, es decir, alude a las concepciones de la realidad compuesta, en la que ambas situaciones conviven y se dan para poder mantener la normalidad de la existencia; el ejemplo más común puede apreciarse en esta dualidad: compra – venta.

  • Graduales, o también llamados progresivos, son aquellos que si bien se pueden oponer uno frente a otro, no lo hacen de forma absoluta, es como si existiese una situación intermedia, por ejemplo; el clima esta caluroso o frío, pero también puede estar fresco.

Como se puede apreciar refiere a situaciones que no son absolutas en sí, sino que estas pueden presentar una escala de apreciación o de identificación por lo que no pueden delimitarse en dos situaciones determinadas de por sí.

  • Complementarios, son aquellos que no existen ante la presencia del otro, muchos han criticado dicha determinación por considerar inexacta su señalización, ya que en realidad lo que se hace referencia es a la anulación de una idea ante la presencia de otra.

Es decir, que una idea desplaza a la otra con su tan solo surgimiento verbigracia, el mayor de los ejemplos, puede apreciarse en la dualidad; vida o muerte.

Ejemplos de antónimos

A fin de entender mejor en que consisten los antónimos veamos unos ejemplos:

Antónimos recíprocos

  1. Dar – Recibir

Carlos dio su carro para que fuesen hasta la plaza, y María lo recibió para llegar a su destino.

  1. Compra – Venta

Juana compro una casa que quedaba en el litoral, la cual formaba parte del patrimonio de Pedro, quien urgía por venderla.

  1. Marido – Mujer

Elvis es el marido de Margi, como tal le debe el respeto y el auxilio en las situaciones en que ella lo requiera, mientras que ella, como su mujer le debe la fidelidad y el socorro.

Como se puede apreciar en los ejemplos estos no necesariamente se contraponen de forma radical, sino que se complementan en dos acciones diferentes, pero necesarias entre sí.

Antónimos graduales

  1. Frio – calor

El paseo se tornó bastante dificultoso, ya que en unos tramos se sentía frío, mientras que en otros se sentía calor, aunque los niños disfrutaron del clima, pues para ellos estaba fresco.

  1. Alegría – tristeza

La situación familiar, lleno de mucha alegría a los enemigos, mientras que embargo de tristeza a los conocidos, siendo apreciable también que los más allegados sentían melancolía por lo sucedido.

Antónimos complementarios

  1. Legal – ilegal

Tener una sola esposa es algo legal en la mayoría de las legislaciones de occidente, mientras que el oriente resulta ilegal tener una sola esposa, ya que la poligamia es la regla.

  1. Natural – artificial

En cuestiones de alimentación, nunca será lo mismo el jugo artesanal o artificial, en comparación al jugo natural, que se extrae directamente de la fruta.

Te puede interesar  Tipos de Adjetivos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.