2 Ejemplos de cuentos literarios

¿Qué es un cuento literario?

Se trata este de una forma de narración corta y bastante simple, que sigue una secuencia de hechos de modo único y sin aleaciones en el tiempo, es así, como el mismo logra diferenciarse de la novela, donde el narrador puede establecer diferencias entre el espacio, tiempo y modo, aspecto no apreciable en el cuento, que es breve y concreto a un hecho determinado.

Ejemplos de cuentos literarios

Cortamente el cuento literario, no se le conocía en épocas antepasados como es hoy en día, ya que el mismo tiene su antecesor que es el cuento oral, el cual deviene de la propia forma de entretenimiento de los eruditos de las sociedades más cultas, como la griega y la romana, que los utilizaban para distraer a los cortesanos y ricos, en sus momentos libres.

En todo caso, el cuento literario al decir de los propios expertos, viene a convertirse en una de las formas más puras de la escritura, convirtiéndose el mismo en un medio de expresión de la realidad y sus consecuencias a través de las acciones o reacciones de las personas.

Características del cuento literario

A continuación vamos a mencionarte los aspectos más notorios de esta forma de expresión:

Temática variada

El cuento no dispone de una forma específica para expresar las ideas, convirtiéndose así en una de las maneras más simples para poder manifestar los sentimientos y emociones.

Siendo posible a través del cuento, que la persona pueda expresar sus creaciones literarias sin tener que hacer caso a una estructura predeterminada, razón por la cual abundan los cuentos y se convierten incluso en una de las apreciaciones mayores para los lectores habidos.

Contenido estable

Como bien indicamos en líneas anteriores, el cuento no manifiesta mayores cambios ni modificaciones, ya que este se debe en todo sentido a su propia creación y la idea del autor, es así, como al suscribirse a la misma, el contenido del cuento permanece inalterable en la trama y la secuencia de acciones del autor.

Autor reconocido

Todo cuento escrito presenta de forma manifiesta a su autor, es así, como puede mantener lo inédito del contenido, como también puede apreciarse lo más puro del pensamiento de su creador, a quien se le acredita la historia, creciendo así su fama.

Proyección individual

Al no contar el cuento con una forma predeterminada de creación, es posible que cualquier autor sea reconocido plenamente por su forma de expresarse, pudiendo incluso crear su propio estilo y consolidarlo ante los demás.

Los mejores cuentos literarios

A modo de ejemplo, vamos a mostrarte a continuación los títulos de cuentos más emblemáticos de toda la historia, con una breve descripción, por si te animas a leer cualquiera de ellos:

1. A la deriva del autor Horacio Quiroga

Uno de los cuentos más emblemáticos de este autor, por la forma peculiar en la que recrea el paisaje de la selva, y las tradiciones de las familias rurales que se crean cerca de la misma. En todo caso, estas referencias llevan al lector dentro de una historia que tiene un comienzo bastante abrupto, pues ni siquiera la comienzo del texto se conoce el nombre del protagonista, aunque después por referencia de terceros se sabe que es Paulino, en todo caso, el mismo es el que tiene la picadura de una serpiente venenosa y termina muriendo a la deriva en un barco solo en el río corriente abajo.

2. Aceite de perro del autor Ambrose Bierce

Aunque todos consideran que por el comienzo se trata de un cuento del género romántico e incluso familiar, la gran comunidad de expertos señala que el mismo hace referencia a un cuento de terror.

La narración del cuento es unilateral, una forma bastante típica de este autor, sin embargo, a través de las líneas, nos damos cuenta que el relato completo procede de un niño que cuenta como sus padres son admirados por tener oficios relevantes.

Pues trata de un niño que comienza narrando como su madre ayuda a las mujeres a tener abortos, para salir así de los hijos no deseados. Y como su padre, obtiene aceite a raíz de la muerte de perros que hace pasar por desaparecidos.

Sin embargo, un día el aceite mejoro notablemente y fue aclamado por la sociedad médica, pero el padre no sabía cómo sucedió eso, a lo que el niño cuenta que como fue perseguido por un guardia, tuvo que lanzar el bebé muerto al aceite hirviendo, haciendo así que el mismo mejorará su composición.

Es por ello, que los padres obsesionados por el éxito apuntaron no solo la cantidad de abortos y la matanza de perros, sino que además optaron por matar adultos y demás personas. Es así, como un toque de mala suerte, creo un éxito comercial que el niño jamás llego a pensar.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.