55 ejemplos de anáfora

Definición de anáfora

Es una figura literaria o figura retórica que se utiliza en la mayoría de los casos para aportar a los escritos mucha más fuerza de expresión y de belleza, en donde se dan las repeticiones de una palabra o de un conjunto de ellas, para enunciar el inicio de un verso en poesía o de un grupo de sintaxis en un texto en prosa.

 ejemplos de anáfora

Como dijimos anteriormente, la anáfora se usa en su mayoría en poemas o en textos tipo oratoria, donde se necesita que el escrito tenga mucha más potencia al ser leído, esta potencia se basa en el ritmo de las oraciones y en su musicalidad.

El término como fue llamada esta figura de la literatura proviene del griego “ἀναφορά”, el cual significa “repetición”, así que tiene que mucho con sus funciones.

Funciones

  • Potenciar la creatividad del escritor, poeta o autor.
  • Otorgar gran importancia a una parte específica del texto, en donde se exprese un sitio, una persona o sujeto, una emoción o sentimiento y un tiempo.
  • Ofrecer dinamismo al texto, aportando ligereza y atractivo a la hora de leerlo.
  • En ocasiones, brindar velocidad y practicidad a la lectura.
  • Aportar ritmo, musicalidad y melodía a un verso o a una prosa.
  • Atraer al lector a través de su familiarización con las palabras o frase repetidas.
  • Facilitar la comprensión lectora.
  • Embellecer y brindar estética y belleza a los escritos.
  • Hacer más sencillo el proceso a la hora de memorizar alguna obra escrita en anáforas.

Tipos de anáfora

Anáfora como figura retórica

Se da cuando hay una repetición de palabras cuando se requiere aumentar la fuerza de expresión del mensaje del texto. Se usa para dar más estética, belleza, sonoridad y ritmo.

Anáfora como elemento gramatical

En este caso, la anáfora tiene la finalidad de evitar que las palabras se repitan de manera permanente´, justamente para no agobiar al lector leyendo las repeticiones una y otra vez.

No confundir con el paralelismo

A pesar de que pueden sonar iguales las diferencias entre la anáfora y el paralelismo es muy marcada:

  • La anáfora: Como mencionamos al principio, esta figura retórica se da cuando se repiten una o varias palabras al inicio de las oraciones inmediatas. En el caso de un poema, la anáfora sirve para que todos los versos encajen y funcionen de manera perfecta.
  • El paralelismo: Se da cuando ocurre una repetición en TODA la estructura del texto. En un texto poético el paralelismo funciona de manera en la que no necesariamente todos los versos encajen y que todos sus significados lleven hacia lo mismo.

Figura contraria

La Epífora es la figura contraria de la anáfora y está constituida por una repetición de palabras o frases al final de las oraciones o versos:

  • De padres médicos, estudian futuros médicos.
  • El amor no existe, la amistad no existe, el respeto no existe.

Ejemplos de Anáfora

Ahora te daremos 55 ejemplos de anáfora para que puedas entender de mejor manera toda la teoría:

Como figura retórica

  1. Quisiera que me recuerden más feliz, quisiera que me recuerden por hacerle bien a las demás personas.
  2. Lucharemos por nuestro país, lucharemos por nosotros.
  3. Salta y salta como un saltamontes.
  4. Cuando la vi, sonreí; cuando la vi, lloré.
  5. Llora, llora para sacar todo lo que te duele.
  6. Salí por la calle, salí para no volver.
  7. Pensando, pensando siempre qué hacer.
  8. No perdono lo que le hicieron, no perdonó que le quitaran la vida.
  9. Aquí nada es un secreto, aquí hasta la más mínima cosa se sabe.
  10. Pintor de mi tierra, pintor que crea arte.
  11. Noche fría, noche larga, noche oscura.
  12. El amor me llegó, el amor es él.

Como elemento gramatical

  1. Tienes que hablar con Pamela si quieres ayudarla.
  2. Silvana se olvidó de su exposición. Lo supimos de una vez.
  3. Perdí mi bolso. No sé en dónde encontrarlo.
  4. El baile es mi pasatiempo, es lo que me permite quitarme el estrés.
  5. No tienes secretos, no los contaste todos.
  6. Allí esta Camila. Llámala para que no espere.
  7. El antagonista muere, como lo había adelantado.
  8. ¿Te gustan mis zapatos?, me los regalaron.
  9. Cerraron el restaurante, lo hicieron luego de unos problemas con las críticas.
  10. Estoy en la casa de mi hermana, me quedaré aquí toda la noche y mañana también.
  11. Juan es mi mejor amigo, pero le pediré que se aleje un poco.

Más ejemplos de anáforas

  1. Todos visten unos zapatos, todos tienen gorros, todos comen en el restaurante, todos comen carne.
  2. El cielo es azul, el cielo es gigante.
  3. Aquí fue mi boda, aquí ocurrió mi felicidad.
  4. Temprano debo levantarme, temprano debo esperar el bus, temprano debo llegar a mi destino, temprano debo empezar clases.
  5. No perdono tu ausencia, no perdono tu engaño, no perdono tus decisiones.
  6. Dejé por ti mi ciudad, dejé por ti a mi familia, dejé por ti mis sueños, dejé por ti todo lo demás que me importaba.
  7. Corre, corre que te van a alcanzar.
  8. Presta atención, presta atención a lo que está sucediendo.
  9. Duerme, duerme mi niño bonito.
  10. Escúchame, escúchame ya.
  11. Estudia y estudia para llegar a ser lo más exitoso de toda la vida.
  12. Luciendo resplandeciente, luciendo más brillante que el sol, luciendo un vestido dorado imponente.
  13. Subiendo las escaleras de la vida, subiendo a otro nivel, subiendo sin parar, subiendo para llegar.
  14. Vive desde el amor, vive desde la compasión, vive desde el respeto, vive desde la felicidad, vive la vida como se debe.
  15. El sonido del aire, el sonido del océano y del mar, el sonido del río, el sonido de los pájaros, el sonido de nuestro corazón, son el sonido de nuestra alma.
  16. Amor es bienestar, amor es felicidad.
  17. María José y Manuel han vivido juntos por mucho tiempo, ella es desordenada y él es muy ordenado, no sé como hacen para llevarse bien.
  18. Chris, Rich, Zab, Joe y Er son parte de una banda, ellos cantan, bailan y tocan instrumentos.
  19. El estudio de los espejos gigantes, aquel que me vio crecer como bailarina.
  20. El payaso Quico, aquel artista que nos hizo la vida muy feliz de niños.
  21. Amelia Miñonett Termópolis, la que un día fue princesa, está internada de gravedad en el hospital.
  22. Muy buen teléfono inteligente, ese gran invento me ayudó con la comunicación con mis familiares por videollamada.
  23. Juntos lograremos todo lo que nos propusimos, juntos viajaremos y recorreremos el mundo, juntos hasta el final.
  24. Rojo manojo de rosas que te regalé, rojo mi corazón que por ti palpita.
  25. Corrí tantos kilómetros para estar aquí, tantos tropiezos valieron la pena.
  26. Había una vez un niño tan pero tan comelón que…
  27. No pude apartar mi vista de él: El de ojos profundos avellanados, el de estatura alta y brazos trabajados, el del rostro más atractivo que haya podido ver en toda mi vida.
  28. Salgan a tomar aire, salgan a estirar las piernas, salgan a distraer la mente.
  29. No perdono mentiras, no perdonó traiciones, no perdonó deslealtades.
  30. Quien la señala es quien más la crítica.
  31. Mientras siga viviendo, mientras siga respirando, mientras te siga mirando, vivirás en mí.

La vida es fácil, la vida es buena, la vida tiene buenas cosas para mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *